El mago de Waukesha

Por Sergio Ariza

Si nombramos a Lester William Polsfuss, nacido un 9 de junio de 1915 en Waukesha, Wisconsin, y muerto un 13 de agosto del 2009 en Nueva York, no habrá mucha gente a la que le suene, pero si decimos Les Paul a millones de fans de la guitarra eléctrica esas dos palabras les sonarán a magia. Claro que muchas de esas personas cuando le quieran poner cara a esa magia pensarán en el joven Clapton, en Jimmy Page, en Duane Allman, en Peter Green, en Mick Ronson, en Neil Young o en Slash, antes que en el hombre que le dio nombre. Y es una pena porque este, más allá de su relación con uno de los modelos más míticos de la historia de la guitarra eléctrica era un gran guitarrista por cuenta propia y, casi más importante, uno de los mayores inventores y artífices de la evolución musical del siglo XX, siendo la única persona que está a la vez en el Rock and Roll Hall of Fame (junto a Elvis, los Beatles o Jimi Hendrix) y en el National Inventors Hall of Fame (junto a Thomas Edison, Alexander Graham Bell o los hermanos Wright).  

Nunca en la vida un comentario de un profesor de música se probó más incorrecto que el que le dijo el del joven Lester Polsfuss a su madre: "Su hijo Lester nunca aprenderá música". Y es que no solo se equivocaba, el joven Lester aprendió música, sino que la música tal como la conocemos hoy, no sería la misma sin él y sus múltiples invenciones, siendo pionero en el desarrollo de las guitarras de cuerpo macizo y de la grabación multipistas entre otras muchas cosas.  

El Les Paul músico y el inventor siempre fueron de la mano, a los 7 años ya era capaz de desmantelar las radios y teléfonos que había en su casa y volver a colocarlas perfectamente. Su conocimiento técnico y su perspicacia harían que a la vez que fuera aprendiendo a tocar otros instrumentos fuera añadiéndoles diversas cosas de su invención. A los 8 años ya tocaba la armónica, poco después comenzó a tocar el piano pero rápidamente se pasó a la guitarra. Para poder tocar a la vez ésta y la armónica inventó un soporte para la última que sería popularizado muchos años después por Bob Dylan o Neil Young.
 

 

Con 13 años comenzó su carrera profesional como músico, tocando música country en garitos locales bajo el nombre de Red Hot Red, para entonces su guitarra ya estaba amplificada utilizando piezas de radio y teléfono y con la aguja de un fonógrafo dentro de su guitarra enchufada a otro aparato de radio. En 1934 cambió su apodo a Rubharb Red y se mudó a Chicago donde grabaría sus primeros discos un par de años después. Fue por esa época cuando comenzó a actuar como Les Paul (su nombre acortado y el apellido que se había puesto su madre tras su divorcio). Formó un trío junto a Jim Atkins (el hermano mayor de Chet) a la guitarra rítmica y el bajista Ernie Newton, y se olvidó del country para seguir su gran amor, el jazz. Siendo sus grandes ídolos Louis Armstrong, Coleman Hawkins, Art Tatum y el gran guitarrista Django Reinhardt, que fue su gran influencia a la hora de tocar.
     

Tras mudarse a Nueva York su carrera recibió su primer gran impulso cuando su trío fue contratado para actuar semanalmente en la radio, haciendo de su nombre y de su música algo bastante popular a finales de los 30, llegando incluso a actuar en la Casa Blanca para el presidente Franklin D. Roosevelt.
     

Fue en la Gran Manzana donde comenzó a darle vueltas a la que se convertiría en su gran invención. Paul no estaba contento con las guitarras eléctricas de los años 30, así que decidió crear sus propios diseños. El más famoso fue conocido como, The Log, un bloque macizo de 4” por 4” de madera de pino, con un puente, dos pastillas y un mástil Gibson. Con esto logró arreglar los problemas de acople y además consiguió alargar la duración de las notas. Como los tiempos no estaban como para salir al escenario con un leño por guitarra, Paul le juntó dos piezas a cada lado para simular el cuerpo de una guitarra Epiphone. Había nacido una de las primeras guitarras eléctricas compactas. A principios de los 40 decidió ofrecer su invención a Gibson pero fue rechazado por estos que le dijeron que su “leño” no era sino “un palo de escoba con pickups”.
     

En 1943 decidió volver a mudarse con su trío a Los Ángeles y allí viviría sus mejores momentos como músico. Para alguien que adoraba el jazz el 2 de julio de 1944 vivió lo que él mismo considera el “pináculo de su carrera”. Ese día Norman Granz le llamó para sustituir a Oscar Moore en el concierto inaugural de lo que se conoció como Jazz at the Philharmonic, o JATP, conciertos en los que varias estrellas del género tocaban unas con otras. Aquel día la alineación era de lujo, con gente como Illinois Jacquet al saxo tenor, J. J. Johnson al trombón o el gran Nat 'King' Cole al piano. Su interacción con este último en temas como ‘Blues pt. 2’ o ‘Body and soul’, alcanzó la categoría de mítica, demostrando lo buen guitarrista que podía ser, sin necesidad de sus innovaciones tecnológicas. Su conversación musical con Cole en ‘Blues, Part 2’ hizo levantarse a la gente de sus asientos y ha sido señalada por algunos críticos como un precedente del rock and roll de la siguiente década. Pocos lo sabían pero aquellos dos grandes improvisadores se iban a convertir en dos grandes estrellas pop de la siguiente década.
 

   

Pero además de darle su día más feliz como músico, Los Ángeles le puso en contacto con los artistas más famosos del momento. En poco tiempo estaba grabando con Bing Crosby, con el que consiguió un tremendo éxito en 'It's Been a Long, Long Time', Judy Garland y las increíbles armonías de las Andrews Sisters que le darían la idea para la música con la que dominaría las listas a comienzos de los 50.
     

Pero antes de llegar ahí tenemos que volver a hablar del Les Paul inventos. A finales de los 40 se volvió a sumergir en las innovaciones tecnológicas y, como resultado, cambiaría la forma de grabar en las siguientes décadas. Su amigo Bing Crosby le regaló un Ampex Model 200, uno de los primeros magnetófonos de bobina abierta producido a escala comercial en el mundo y le encorajinó para que se hiciera su propio estudio. El guitarrista ya había sido el primero en empezar a experimentar con la grabación multipista y en 1947 había publicado en Capitol su grabación de  ‘Lover (When You're Near Me)’, una canción en la que Les Paul tocaba 8 partes distintas de guitarra, para lograrlo se grababa a sí mismo en un disco y luego ponía el disco y se grababa tocando encima. Ahora con el Ampex, ya no necesitaba eso, gracias a que había desarrollado un sistema de grabación de cinta multipista, poniendo un cabezal grabador adicional y un circuito extra, lo que lograba múltiples grabaciones no sincronizadas y separadas en la misma cinta. El invento fue incorporado por Ampex a sus grabadoras de doble y triple pista. Les Paul había cambiado la forma en la que se grababa la música, hasta ese momento, el ingeniero/productor lo que hacía era buscar la mejor acústica posible y grabar a los músicos en directo. Ahora el estudio de grabación se convertía en un instrumento más y se abría a todo tipo de experimentos.
     

Todos sus conocimientos los pondría en los discos más famosos de su carrera los que grabó junto a su segunda mujer, Mary Ford. Se habían conocido en 1947 cuando ésta todavía se hacía llamar Colleen Summers. Ese mismo año empezaron a tocar juntos y a dar innumerables conciertos. Todos esos conciertos fueron utilizados por Les Paul para dar con el arreglo perfecto de las canciones para convertirlas en éxitos en potencia. Cuando daba con él, se iban a su estudio familiar y grababan, en algunas canciones había hasta 8 o 9 partes distintas de guitarra y otras tantas vocales. Con ello consiguió hacer que Ford sonara como las Andrews Sisters combinadas en una única mujer y estableció su estilo propio, improvisaciones limpias, elegantes y rápidas sobre canciones pop de la época. Entre las más recordadas se encuentran gemas como ‘How high the moon’, ‘The world is waiting for the sunrise’ o ‘Vaya con Dios’. En total tuvieron 22 canciones que alcanzaron el disco de oro.
     

Fue en pleno auge de su popularidad comercial cuando Gibson se le volvió a acercar para que ayudara a su diseñador Ted McCarty para realizar una guitarra eléctrica de cuerpo macizo. Mucha culpa de ello la tuvo la aparición de la Broadcaster de Leo Fender en 1950 (el modelo que pasaría a ser conocido como Telecaster). En 1952 aparecía la primera encarnación de la Gibson Les Paul, uno de los modelos de guitarra más icónicos jamás construidos. Como parte de su nuevo contrato, Paul acordaba que nunca aparecería en público tocando otra guitarra que no fuera Gibson. El contrato se cumplió y la guitarra fue teniendo mejoras, como la incorporación de los humbuckers en 1958, muchas de ellas auspiciadas por el propio guitarrista. Pero en 1960, tras una caída de ventas, en especial por la competencia de la Stratocaster de Fender, Gibson decidió cambiar el diseño y aligerar a la guitarra, los cambios no gustaron a Les Paul que pidió a la compañía que dejara de utilizar su nombre, la nueva guitarra comenzó a denominarse SG y la Les Paul dejó de fabricarse durante varios años hasta que volvió al mercado en 1968. Lo que sucedió en esos años para que el modelo se volviera otra vez popular tuvo mucho que ver con el afianzamiento del rock, en concreto con el blues rock británico. Y es que en junio de 1965 Eric Clapton, el guitarrista más famoso del Reino Unido, decidió comprarse una Les Paul Standard de 1960 y ponerla en funcionamiento en su aparición junto a John Mayall y los Bluesbreakers en su disco de debut, conocido como ‘Beano’. En dos años la gran mayoría de ‘guitar heroes’ británicos usaba una Les Paul, gente como Jimmy Page, Paul Kossoff, Peter Green, Jeff Beck o Mick Taylor. Su única rival como la guitarra más icónica de la historia del rock es la Stratocaster.
 

 

Pero volvamos a nuestro protagonista, irónicamente, la música que daría mayor gloria a su guitarra fue también la que le desplazó de las listas de ventas. El advenimiento del rock hizo que poco a poco se fuera apartando del negocio. A principio de los 60 se separó de Mary Ford y en 1965, el mismo año que Clapton comenzaba el romance de la música rock con su famoso modelo, se medio retiraba de la música.    

De ese semiretiro solo salió en los 70 para grabar un par de discos con otra leyenda de las seis cuerdas, Chet Atkins, el hermano pequeño de su compañero en el Les Paul Trio, cuya primera guitarra fue una Archtop (de Gibson, como no podía ser de otra forma) regalada por el propio Les. Eso sí, Les Paul siguió tocando regularmente en el Iridium Jazz Club de Broadway hasta su muerte en 2009.
   

Su nombre siempre se relacionará con una guitarra pero Les Paul fue mucho más que el hombre que dio nombre a esa guitarra. Su legado como músico e inventor es gigantesco y su importancia en la música del último siglo es inabarcable, su madre puede estar tranquila, no solo aprendió música, logró dejar una huella imborrable en ella.


(Imágenes: ©CordonPress)

Galería de foto