El capitán de los Heartbreakers

Por Sergio Ariza

Es imposible desligar la vida y la obra de Mike Campbell de la de Tom Petty, así que comencemos por el momento en el que se conocieron. Era 1970 y Petty estaba formando una nueva banda junto a su amigo de la infancia Tom Leadon. Iban a hacerle una prueba a un batería en su casa y cuando llegaron allí le comentaron a este que también querían incorporar a otro guitarrista. El batería, que se llamaba Randall Marsh, les dijo que su compañero de habitación tocaba la guitarra, así que le llamó y de la puerta de al lado apareció Mike Campbell con una cochambrosa Guyatone japonesa de 60 dólares. Petty no se lo podía creer y comenzó a reírse por no llorar. Pero, a pesar de todo, Campbell enchufó su guitarra y cuando le preguntaron qué quería tocar respondió "Johnny B. Goode". Tres minutos después las risas se habían tornado en una frase para la historia "tío, no sé quién eres pero vas a estar en mi banda para siempre". Cuando 47 años después de aquello Tom Petty murió, había cumplido su palabra al pie de la letra y Mike Campbell y sus guitarras le acompañaron hasta el final.  

Es imposible desligar su sonido de la obra de Petty a la que contribuyó no solo como guitarrista sino componiendo junto al cantante algunas de sus canciones más conocidas como Refugee, Here Comes My Girl, You Got Lucky, Runnin' Down a Dream, You Wreck Me o Stop Draggin' My Heart Around, además de producir varios de sus discos. Su estilo como guitarrista siempre se ha basado en servir a la canción, dando pequeños toques melódicos que coloreen la misma sin llamar la atención sobre sí mismo. Siempre ha puesto por encima la canción sobre el virtuosismo pero eso no quiere decir que Campbell no tenga una voz propia a la guitarra. Es algo que ha cogido de algunos de los guitarristas que más le han influido como George Harrison o Roger McGuinn. Con su modestia habitual Campbell lo explica así, "no creo que se pueda mejorar a Jimi Hendrix o Eric Clapton en cuanto a guitarra solista se refiere. Me gusta que mi forma de tocar realce las canciones". Cualquier fan de Petty y los Heartbreakers te podrá decir que cumplió a la perfección con eso.
 

Campbell nació en Panama City, Florida, el 1 de febrero de 1950, su padre era un gran fan de Elvis y eso hizo de Scotty Moore su primer ídolo a las seis cuerdas pero, como la mayoría de su generación, fueron los Beatles y Dylan los que le convencieron de formar una banda. Tras escuchar Like A Rolling Stone Campbell les pidió a sus padres una guitarra, su madre le compró una Harmony acústica a la que era imposible sacar un acorde por lo dura que estaban sus cuerdas. Mike pensó que no estaba destinado para tocar la guitarra hasta que en casa de un amigo cogió una SG y se dio cuenta de que no hacía falta sangrar para poder tocar. Fue entonces cuando su padre le compró la Guyatone con la que hizo la audición para Petty. No era una gran guitarra pero le dio el puesto que le cambiaría la vida. Tras entrar en Mudcrutch (que así se llamaba la banda) Petty le dijo "tenemos que conseguirte una buena guitarra". Y así fue, la primera (de los centenares que llegarían con el tiempo) fue una Gibson Firebird VII. Es la que utilizaba en los primeros tiempos de Mudcrutch, cuando tocaban junto a Lynyrd Skynyrd por Gainesville, Jacksonville y demás ciudades de Florida.
 

 

Pero el éxito tardó mucho en llegar, Petty y Campbell vieron como los de Ronnie Van Zandt lo lograban, vieron cómo se marchaban varios miembros y aparecían otros, entre ellos otro personaje fundamental en su historia, el teclista Benmont Tench, pero tuvieron que esperar hasta 1974 para que un sello se interesara por ellos. Se marcharon a California y grabaron para Shelter un único single, Depot Street, que no tuvo ninguna repercusión comercial tras su publicación en 1975, lo que provocó la desbandada de Mudcrutch. Pero la compañía tenía fe en Petty como compositor así que le ofreció un contrato en solitario. Petty aceptó inmediatamente pero, fiel a su palabra, se quedó con Campbell. Poco después Tench comenzaba a ensayar con Ron Blair al bajo y Stan Lynch a la batería, Campbell y Petty se acercaron a un ensayo y decidieron enchufar sus guitarras, en ese momento Campbell utilizaba una Stratocaster sunburst del 64 que aparece en la mayoría de los discos de su carrera. Tom Petty & The Heartbreakers acababan de nacer, con el tiempo les llamarían "la banda de rock and roll más auténtica de América".
 

 

Así comenzaron a grabar su primer disco durante cuyas grabaciones Campbell se hizo con su guitarra favorita una Fender Broadcaster con la que pondría la guinda a canciones como American Girl, Breakdown o Anything That's Rock 'n' Roll. Fue también la guitarra con la que compuso su primera canción junto a Petty, Rockin' Around (With You), la encargada de abrir el disco. En este trabajo ya se puede apreciar el estilo de Campbell, como en el magnífico vibrato de Breakdown, influido por Mike Bloomfield, o el icónico riff de American Girl, puede que la mejor canción de su carrera, grabada un 4 de julio de 1976, una coincidencia que la hace todavía más "americana". Pero quizás el mayor elogio para dos fans de los Byrds como ellos fuera que Roger McGuinn la versionara al año de publicarse. Además se cuenta que cuando escuchó la canción le preguntó a su mánager: "¿Cuando he escrito esa canción?".
 

Y es que si hay un grupo que se puede tomar como principal referencia a la hora de escuchar a los Heartbreakers es los Byrds. Algo que se puede apreciar perfectamente en uno de los dos singles de éxito de su siguiente trabajo, Listen To Her Heart. Pero para alcanzar ese sonido a Campbell le faltaba todavía algo, una Rickenbacker de 12 cuerdas. Así que cuando vio un anuncio en el que ofrecían una por 200 dólares, se puso al volante y se presentó allí al instante. Cuando la vio se quedó decepcionado era una 625 y no la 360 de sus adorados Harrison y McGuinn. Pero ya que había ido le ofreció al tipo 150 dólares y se la llevó. Sería con esa guitarra con la que compondría, y tocaría, Here Comes My Girl en el disco que les convertiría en estrellas, Damn The Torpedoes. Es la misma con la que aparece Petty en la portada y la que ahora mismo se expone en el Museo del Rock and Roll de Cleveland. Como diría más tarde “sin lugar a dudas los 150 dólares mejor gastados de mi vida”. También sacó a relucir su Les Paul Goldtop para componer otro de sus clásicos, Refugee, aunque a la hora de grabarla se decantó por una Telecaster a través de un Marshall.
 

 

Las guitarras, y los discos, seguirían llegando haciendo de Tom Petty y los Heartbreakers una de las bandas de rock más importantes de los 80. Campbell siguió siendo la mano derecha de Petty hasta en su debut en solitario, con Full Moon Fever, en el que se encuentra otra de sus colaboraciones, Runnin’ Down A Dream, construida sobre uno de sus mejores riffs y que contiene el que posiblemente sea su solo más celebrado, uno en el que, por una vez, se permite vestirse el traje de ‘guitar hero’. Pero esa década también le vio colaborar con más gente como Stevie Nicks, Stop Draggin’ Around también lleva su firma, o Don Henley, para el que escribió la música de uno de los mayores éxitos de la década, The Boys Of Summer, además de tocar la guitarra en la misma.
 

Pero, posiblemente, la colaboración que más ilusión le hizo llegó cuando Bob Dylan le pidió tocar en uno de sus discos, en concreto Empire Burlesque de 1985, en el que Campbell aparece en varias canciones como la notable Seeing The Real You At Last. El bardo de Minnesota se quedó encantado con Campbell y Tom Petty y los Heartbreakers se convirtieron en 1986 en su banda de acompañamiento durante su gira de aquel año. Mike Campbell nunca había olvidado la primera vez que escuchó Like A Rolling Stone con 15 años en Florida. Esos sentimientos se le presentaron en el primer concierto de la gira cuando se vio tocando la canción que cambió su vida con el hombre que la había escrito. La conexión Dylan no acabó allí y de la colaboración entre el Nobel, Petty y un riff de Campbell surgió Jammin’ Me una de sus mejores canciones. Campbell volvería a aparecer en varios discos más de Dylan, en los que su estilo económico, en el que no se malgasta ni una sola nota, le va como anillo al dedo, y Petty acabaría formando los Travelling Wilburys junto a él, George Harrison, Roy Orbison y Jeff Lynne.
 

Los 90 trajeron otra colaboración de ensueño para Campbell cuando apareció en el disco de regreso de su adorado Roger McGuinn, tras 10 años sin publicar nada. Dentro de su historia con Petty el disco más destacado fue Wildflowers, el segundo solitario del cantante, en el que Campbell ejerció como productor, junto al propio Petty y Rick Rubin, además de componer la rockera You Wreck Me, en la que vuelve a dejar patente su amor por Chuck Berry, y volver a dejar huella con su guitarra a lo largo de todo el disco. También se permitió el lujo de sacar un disco de surf instrumental, una de sus pasiones ocultas, con un grupo llamado The Blue Stingrays que le volvía a reunir con Randall Marsh, el batería gracias al cual consiguió el puesto de su vida.
 

El Siglo XXI sirvió para consolidar a Tom Petty y los Heartbreakers como una de las bandas más referenciadas de EEUU. En 2006, para celebrar sus 30 años, Campbell recibió el honor de una guitarra ‘signature’ por parte del lutier alemán Duesenberg, se trataba de la Duesenberg Starplayer TV, una guitarra que se tornó en mítica cuando Campbell la utilizó en la actuación de la banda en la Super Bowl de 2008 delante de cientos de millones de televidentes. Un año antes Petty y Campbell habían reformado Mudcrutch y llegaron a sacar dos discos con ellos.
 

 

En 2017 las celebraciones del 40 aniversario de los Heartbreakers se alargaron con un concierto en el Hyde Park londinense para 60.000 personas. Abrieron con Rockin’ Around (With You), la primera canción que escribieron juntos Petty y Campbell, la misma que abría su disco de debut. No se suponía que fuera a ser un punto final pero la muerte de Petty en octubre de ese año hizo que así fuera.
 

Campbell pasó de ser el capitán de los Rompecorazones a tener, sencillamente, el corazón roto. Poco antes le habían preguntado cómo le gustaría ser recordado, con su humildad habitual dijo algo así como que nunca había pensado en ello, pero que le gustaría ser recordado como alguien que hizo feliz a la gente a través de la música. Que no se preocupe entonces, millones de personas han sido felices escuchando su música y la del amigo que, sin conocerle, le dijo que compartirían banda para siempre… 

Galería de foto