La cima del rock sureño

Por Sergio Ariza

En 1972 Al Kooper descubrió a Lynyrd Skynyrd en concierto y no dudo en ficharlos para su sello y producirles su primer disco, 'Pronounced 'Lĕh 'nérd 'Skin 'nérd'. Fue este el culmen de lo que se conoció como 'rock sureño', los Allman Brothers habían llegado antes pero su música estaba en otro nivel, con el blues y el jazz siendo elementos tan importantes en la ecuación como el rock. Lynyrd Skynyrd era puro rock al 100%, en música y actitud. Ronnie Van Zant y sus chicos eran capaces de rivalizar con los Who en directo (Pete Townshend no dudó en llevárselos de teloneros al escuchar este disco) o de eclipsar a los mismísimos Stones. Pero esa misma energía de sus directos se puede ver reflejada en este disco, desde las sentidas baladas de Van Zant, 'Tuesday's gone' o 'Simple man', hasta los temas más potentes como 'I ain't the one' o 'Gimme three steps'. Y luego, en su propio lugar mágico, se encuentra 'Free bird' la CANCIÓN con mayúsculas de su carrera (sí, por encima de la mismísima 'Sweet home Alabama' que aparecería en su siguiente disco), un hito absoluto para la guitarra rock en la que Allen Collins se ve poseído por el espíritu del mismísimo Duane Allman y entrega uno de los dos o tres mejores solos de la historia.  

Siendo un sitio con especial interés por la guitarra eléctrica, tenemos que hacer un punto y aparte para esta canción, Collins había compuesto los acordes de la primera parte desde hacía dos años pero Van Zant creía que había demasiados cambios para hacer la melodía, hasta que un día Allen volvió a tocarlos y Ronnie dijo "eso es muy bonito, tócalo otra vez". En pocos minutos salió con la melodía y la letra, bueno, menos la icónica primera frase "if I leave here tomorrow, will you still remember me?" que era algo que la novia de Collins (posteriormente mujer) le había preguntado un día. Esta primera parte, sin el largo solo del final, se grabó en 1972 pero el cantante pidió a sus guitarristas que hicieran algo al final en los directos para darle tiempo a descansar, así que Gary Rossington salió con los acordes del final sobre los que Collins encontró el molde perfecto para dar lo mejor de sí mismo y de su icónica Firebird (la Explorer del 58 no llegaría hasta el 76). Para rematar la canción, uno de los roadies de la banda, Billy Powell, hizo una introducción para la canción al piano, lo que le convirtió en miembro fijo.
 



La canción se abre con Kooper tocando el órgano y Rossington ofreciendo un magnífico solo de slide con su SG, la mítica 'Bernice' Les Paul la utiliza como rítmica, mientras Collins toca una acústica, luego entra la voz de Van Zant y tenemos una increíble y sentida balada hasta que en el minuto 4 y medio el tempo empieza a subir y Van Zant grita "Lord, help me I can chaaaaaange" entonces pasamos a otra canción de pura gloria rock que se desata cuando Collins decide que ha llegado el momento de pasar a la historia con un solo absolutamente espectacular. Era un 3 de abril de 1973 y normalmente, en los directos, Rossington también participaba, pero aquel día podía ver que Collins estaba encendido, como si el mismísimo Duane Allman (al que siempre dedicaban la canción en directo) le hubiera poseído, así que le dejó hacer y la historia de la guitarra eléctrica se vio engrandecida con uno de sus grandes monumentos.


Galería de foto