We Want The Funk: los 10 guitarristas más funky

Por Sergio Ariza

"Queremos el funk, necesitamos el funk" cantaban los Parliament de George Clinton a finales de los 70 y algo así le pasaba al mundo de la música, que vio como el género se convertía en la principal referencia de la música negra estadonuidense desde finales de los 60 a principios de los 80, cuando el hip-hop, construyéndose sobre sus bases, le sustituyó como principal referente de la juventud afroamericana. Desde Guitars Exchange queremos repasar a algunos de los principales guitarristas de un género que puso a medio mundo a bailar. 

Catfish Collins
 

En marzo de 1970 James Brown ya se había ganado todos los títulos posibles habidos y por haber, no en vano era el Padrino del Soul y el inventor del funk, posiblemente la figura más importante de la historia de la música negra, pero ese mes daría un paso más en su carrera y entraría en su etapa más gloriosa de la manera más extraña. Ese mes despidió a su mítica banda (Maceo Parker, Jimmy Nolen, Pee Wee EllisFred Wesley…), negándose a darles un aumento, y contrató a unos críos llamados los Pacemakerspara sustituirlos. Las piezas fundamentales de los Pacemakers eran los hermanos CollinsBootsy, bajista de 18 años, y Catfish, el hermano mayor y guitarrista. Con esta inyección de sangre joven, en menos de un año, Brown pasaría a grabar algunos de los clásicos más recordados de su carrera como Get Up (I Feel Like Being a) Sex Machine, Soul Power, Super BadTalkin' Loud and Sayin' Nothing, canciones que definirían para siempre lo que es funky. Uno de sus elementos distintivos fueron los cortantes ‘licks’ de Catfish con su Vox Ultrasonic. Juntos darían algunos de los mejores conciertos de todos los tiempos, antes de que la historia se repitiera y los hermanos Collins abandonaran a Brown. Cuando esto pasó, otro de los nombres más importantes de la historia del género, George Clinton, los incorporó a su universo, con Funkadelic y Parliament a la cabeza (y, posteriormente, en la Bootsy's Rubber Band), donde le ayudarían a convertirse en la referencia del funk a mediados y finales de los 70, y Catfish seguiría dejando huella en canciones tan enormes como Flash Light
 

  

Steve Cropper
   

Steve Cropper 
ya ha aparecido entre nuestros guitarristas rítmicos favoritos o entre nuestros usuarios favoritos de la Telecaster, y si hiciéramos una clasificación de nuestros guitarristas (a secas) favoritos tampoco podríamos olvidarnos de él. Y es que lo que hizo Cropper en los estudios Stax de Memphis a lo largo de los años 60 es histórico. No solo se convirtió en la guitarra del soul, definiendo el sonido del género para siempre detrás de gigantes como Otis Redding, Wilson Pickett Sam & Dave, sino que en su económico estilo se pueden encontrar las bases para la guitarra funk, baste recordar cosas como Soul Mano el Sookie, Sookie de Don Covay. Para encontrar a Cropper en modo totalmente funky no hay mejor ejemplo que el disco Melting Pot de sus Booker T & The MG's, con cosas tan electrizantes como la canción titular o Fuquawi.
 

 

Eddie Hazel
 

Al final de su vida una de las cosas que más preocupaban a Jimi Hendrix era el modo en el que era visto por su propia gente, le dolía que las emisoras negras se negaran a poner su música y que en Harlem le consideraran una especie de vendido a los blancos. Pues bien, lo que hizo Eddie Hazel fue meter el sonido de la guitarra de Hendrix en la música más negra del momento, el funky. Creo que Hendrix se lo hubiera agradecido de corazón. Hazel fue el as en la manga de George Clinton para convertir a sus Funkadelic en la banda funk más potente de la historia, ¿quién dice que una banda de funk no puede tocar rock? Desde la aparición de Hazel, nadie. Pero lo suyo iba más lejos, capaz de entregar uno de los solos de guitarra más estremecedores de la historia en la increíble Maggot Brain, una canción en la que Clinton le dijo que tocara como si alguien le hubiera dicho que su madre había muerto y luego se enterara de que no era cierto. Pero más allá de su solo más recordado, Hazel era capaz de sacar fuego de sus diferentes Gibsons, (Les Pauls, Firebirds...) o de sus numerosas Stratocasters, utilizando múltiples efectos que sacaba de pedales como el Maestro Fuzz FZ-1A, el Crybabay Wah o el Echoplex Delay System. En un género lleno de grandes guitarristas rímicos, Hazel fue su solista más destacado.
 

 

Ernie Isley
 

Otro discípulo de Hendrix fue el pequeño de los hermanos Isley, Ernie, que tuvo la oportunidad de aprender directamente del maestro cuando era un niño. Y es que Hendrix se pasó dos años siendo miembro de los Isley Brothers y viviendo en la casa familiar. Fue en la época en la que Ernie todavía no estaba en la banda y sus hermanos mayores defendían en directo éxitos como ShoutTwist & Shout. El poso que le dejó fue grande y Ernie se fue haciendo un hueco en la banda de sus hermanos mayores poco a poco, primero grabando el bajo en la funky It's Your Thingy posteriormente pasándose a la guitarra donde dejaría a todo el mundo anodadado en su primer disco como miembro fijo de la banda, 3 + 3, publicado en 1973 donde sus solos para That Lady, con una Stratocaster pasada por un fuzz box y un 'phase shifter' de Maestro, y Summer Breeze le convirtieron en uno de los guitarristas más importantes de la década. Sus contribuciones seguirían marcando la etapa más funky de los Isley Brothers como en la seminal Fight The Power, una de sus composiciones, Hope You Feel Better Love, (puede que sea su momento más brillante, aunque no el más conocido), The Heat Is Ono la lenta Voyage To Atlantis. Fender reconocería su trabajo construyendo en su honor tres Zeal Stratocasters usando su propio diseño.
 



Curtis Mayfield
 

Mayfield 
es uno de los gigantes de la música negra, un nombre a la altura de la élite, mitos como James Brown, Marvin Gaye Stevie Wonder. Pero pocos olvidan que también fue un excelente, y particular, guitarrista, sus elegantes ‘licks’ en los Impressions fueron una fuente de inspiración (siempre reconocida) para el mismísimo Hendrix, pero cuando a comienzos de los 70 comenzó su carrera en solitario sus Fender, principalmente Stratocaster (aunque también utilizaba Telecaster, como la Thinline en el notable Curtis Live), comenzaron a destilar esencias funk, con un uso preeminente del wah, que daría una de las señas de identidad a esta música. Su particular sonido venía de lejos y es que Curtis utilizaba una afinación totalmente propia que venía de su amor por el piano boogie-woogie, algo que hacía enorgullecer al músico que declaraba "daba igual lo bueno que fuera un guitarrista, cuando cogía mi guitarra no sabía cómo tocarla". Para encontrar los mejores ejemplos de su etapa más funky no se olviden de los imprescindibles Curtis, de 1970, y Superfly, de 1972.
 

 

Leo Nocentelli
 

Pocos lugares en el mundo son más ‘funkies’ que Nueva Orleans, una ciudad que es la cuna del jazz, pero que también está entre las del rock and roll o el funk. Pues dentro de la que, probablemente, sea la ciudad más musical del mundo, el grupo por antonomasia fueron los Meters, apadrinados por el fundamental Allen Toussaint, con Art Neville a los teclados y el gran Leo Nocentelli a la guitarra. Como un buen guiso de la ciudad, los Meters eran mestizos y tenían el mejor sabor, pocas cosas más fundamentales existen en este género que Cissy Strut, en la que la Gibson ES-175 de Nocentelli es el elemento principal. Tanto es así que gente como Jimmy PageJeff BeckPaul McCartney o los Rolling Stonesse convirtieron en fans de la banda. Su producción es una de las señas de identidad del género, con discos como Look-Ka Py Py(1969) o Rejuvenation(1974) siendo piedras angulares, pero tampoco se puede obviar su trabajo para otros artistas como su paisano Dr. JohnRobert Palmer, Labelle o el propio McCartney, en los que puso a buen uso su mítica Fender Starcaster.
 

 

Jimmy Nolen
 

Si James Brown es el inventor del funk, entonces podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que Jimmy Nolen es el primer guitarrista del estilo. Su influencia se ha sentido en todos los nombres que aparecen en este listado, sus acordes de dos o tres notas y su enfoque rítmico percusivo, definieron el estilo totalmente. Su aportación a Papa’s Got a Brand New Bag, con la creación del 'chicken scratch', es el más claro antecedente pero su trabajo en himnos como Cold Sweat, There Was A Time, Give It Up or Turn It Loose, Say It Loud—I’m Black and I’m ProudMother Popcornfue el ejemplo a seguir para todos los demás guitarristas del género. A pesar de estar entre los músicos que huyeron del mal genio, y la tacañaría, de Brown a principios del 70, Nolen acabaría volviendo al redil y grabando con el cantante algunos de sus clásicos de los 70 como The PaybackoHell. Muchas fueron las guitarras utilizadas por el padre de la guitarra funk, entre ellas una Gibson ES-175, una ES-5 Switchmaster o una Gibson Les Paul.
 

 

Prince
 

Prince Rogers Nelson 
es uno de los mayores genios que ha dado la música del siglo XX, es imposible delimitar su enorme talento a un único estilo o actividad relacionada con la música. Tocaba decenas de instrumentos, cantaba, componía, producía y hacía, básicamente, lo que le daba la gana. Muchas veces se pasa por alto que era, además, uno de los mejores guitarristas del mundo. Delimitarlo como guitarrista funk es reduccionista porque Prince podía tocar en cualquier estilo, pero cuando Prince se ponía funky, el mundo temblaba bajo sus pies. Quien haya tenido la suerte de verle en directo sabrá que cuando el genio de Minneápolis agarraba su Hohner, una imitación de la Telecaster, y comenzaba a dejar aflorar lo aprendido de James Brown, Sly & The Family Stone,Parliament o los Meters, la casa se iba a venir abajo. Para un tipo capaz de hacer solos como los de Purple Rain, BambiLet's Go Crazy, su vena funk era la que le terminaba dibujando la sonrisa de jugón en la cara en largas ‘jams’ en las que cogía todas esas influencias para crear algo totalmente propio. Si no tuvieron esa suerte (la de verle en directo) y quieren escuchar al Prince más funk en estudio, vayan a gemas como Kiss, 1999, My Name Is Prince o la increíble Alphabet Street.
 

 

Nile Rodgers
 

Posiblemente el guitarrista que más gente ha puesto a bailar en el mundo, Nile Rodgers y su 'Hitmaker' (su Stratocaster blanca) están detrás de algunos de los ritmos más irresistibles de la historia ya sea con su grupo Chic, en monumentos como Good TimesLe Freak, o poniendo su talento detrás de éxitos como el We Are Family de Sister Sledge, el Upside Down de Diana Ross, el Let's Dance de David Bowie o, más recientemente, el Get Lucky de Daft Punk. Su estilo se basa en una evolución de acordes de jazz usados como si fueran un elemento de percusión. Algo que se le ocurrió mientras ensayaba con su profesor de guitarra el So What de Miles Davis, al ver que tampoco lo podía mejorar comenzó a rellenar los huecos logrando que la gente que escuchaba le gritara las palabras mágicas "¡Éso es funky!".Rodgers es uno de los productores y compositores de éxito más buscados del mundo pero cuando comienza a tocar su guitarra es imposible quedarse quieto.
 

 

Freddie Stone
 

Freddie Stone
siempre queda un poco eclipsado por la enorme figura de su hermano Sly, pero el sonido de su guitarra es una de las claves de que el grupo que compartieron, Sly & The Family Stone, se convirtiera en una de las principales formaciones funk, capaz de rivalizar con James Brown en los primeros tiempos. Sus riffs eran simples pero efectivos, como se puede apreciar en Sing A Simple SongThank You (Falettinme Be Mice Elf Agin),donde se complementa a la perfección con el bajo de Larry Graham. Su guitarra de elección pasó de una Gibson L-4 en los primeros tiempos a una Telecaster al final, pero siempre supo encontrar la balanza perfecta para integrarse con la sección rítmica y la de vientos, logrando una máquina irresistible que se escuchaba mejor como un todo.