La alienígena que conserva el misterio

Por Paul Rigg

Annie Clark, mejor conocida como St. Vincent, está montando revuelo otra vez gracias a su música y no a su vida privada, algo que evidentemente prefiere.  

Clark está actualmente de gira en EEUU para promocionar su nuevo disco, Masseducation, que saldrá a la venta el próximo 13 de octubre, además de su nuevo single New York. Y, aparentemente ya cansada de las preguntas que le puedan hacer sobre ello, ha lanzado una serie de videos cortos donde da varias respuestas irónicas.
 

Ese sketch de la entrevista no parece que vaya a satisfacer a su ejército de seguidores, que han crecido exponencialmente como resultado de, por ejemplo, haberse puesto al frente de Nirvana, haber abierto para Robert Plant o colaborado en un disco y una gira con ex Talking Head, David Byrne.
 

Pero, a pesar de la publicidad, el misterio sigue siendo una parte fundamental de su carisma. Como dice Byrne: "A pesar de haber salido de gira con ella durante casi un año, no creo que la conozca mucho mejor, por lo menos no a nivel personal... rodearse de misterio no es algo malo para una joven mujer (u hombre) bella y talentosa. Y ella lo hace sin parecer huraña o distante".
 

La americana Annie Clark, nacida un 28 de septiembre de 1982, es un personaje muy peculiar en muchos sentidos. Tiene ocho hermanos y comenzó a tocar la guitarra a los 12. Tres años más tarde dio su primera actuación en vivo en un club de Dallas donde tocó The wind cries Mary. Influida por Adrien Belew y Robert Fripp su nivel con las seis cuerdas creció rápidamente, aunque "no de manera cutre", como precisó la revista New Yorker.
 

Siendo todavía una adolescente Clark se apuntó como 'roadie' y luego como mánager de las giras de sus parientes, los músicos de jazz Tuck & Patti, a través de EEUU y Asia. La experiencia la inspiró profundamente y la confirmó en su deseo de convertirse en músico. Para perseguir su sueño, se matriculó en la escuela de música de Berklee en Boston, pero sintiéndose limitada por las rígidas estructuras que se le imponían, abandonó antes de terminar el curso. Según comentó "estaba ansiosa por escribir y grabar su propia música, en vez de ser entrenada para convertirse en una experta música de sesión”, que es cómo veía el programa del curso.
 

Clark se marchó de Nueva York a Tejas, donde tocó, cantó y salió de gira con una banda de rock coral conocida como The Polyphonic Spree, antes de ser descubierta por el músico folk Sufjan Stevens. "Estaba allí con una guitarra, puesta encima de una chapa de madera como batería, dos micrófonos, uno de ellos distorsionado y dos amplificadores... Evidentemente tenía talento" diría Stevens.
 

Clark comenzó a trabajar con Stevens y, como otros músicos de su banda, a veces se le daba la oportunidad de brillar en solitario, lo que aprovechaba para tocar canciones de su primer disco, Marry me. A pesar de ser bastante capaz de hacer solos de alto nivel de complejidad, se apartaba de otros guitarristas dando vena suelta a su ingenuidad y tocando sonidos espectrales en sus pedales. "Hacía unos sonidos tan raros", declararía Stevens, "que era como su el monstruo del Lago Ness diera a luz dentro de un búnker”.
 

La alienígena que llevaba dentro estaba comenzando a asomar.  

Su siguiente disco fue el aclamado por la crítica, Actor (2009), supuestamente inspirado después de ver varias películas de Walt Disney. A este le siguió Strange Mercy (2011), que extrañamente fue principalmente inspirado por la sentencia a 12 años de prisión que recibió su padre por estafar a inversores. El disco supuso un paso adelante en términos de ventas y alumbró dos vídeos extrañísimos para las maravillosas canciones Cruel y Cheerleader.
 

2012 vio el lanzamiento del disco conjunto con David Byrne, Love this giant, que fue el resultado de años de colaboraciones antes de que se pusieran de acuerdo en el uso de instrumentos de metales y vientos. El dúo se embarcó en una extensa gira para promocionar el disco por EEUU, Canadá, Australia y Europa. La influencia de Byrne sigue siendo evidente en la música y la vida de Clark. Es difícil no acordarse de la divertida parodia de entrevista que se auto-realizó para promocionar Stop making sense (considerada la mejor película sobre un concierto jamás hecha) cuando se ve la reciente entrevista paródica de la propia Clark.
 

Clark ha llamado a su gira actual Fear the future, lo que trae a la memoria el disco de los Talking Heads, Fear of Music. Y cada vez que Clark viaja a una nueva ciudad trata de seguir el consejo de Byrne de "ver algo real y extraño" en cada lugar. Por ejemplo, una vez quedó con un entrevistador en un museo que estaba lleno de equipo médico antiguo, como viejas jeringuillas para enemas. Como se ve, lo que ella misma describe como su 'sensibilidad alienígena' no solo está presente en su música.
 

En febrero de 2014 lanzó su quinto disco, St. Vincent, un título que se suele reservar para el primero, El disco fue descrito por Alexis Petridis de The Guardian como un "triunfo tenso y meticuloso, bendecido con varias canciones, ideas y sonidos fantásticos"; al final de año su periódico lo nombró el mejor disco del año. Además de otros aspectos positivos, Petridis se enfoca en su impresionante nivel con la guitarra en Birth in Reverse, además de sus desarmantes letras marca de la casa: "Otro día normal, sacar la basura y masturbarse".
 

"Me gusta cuando las cosas aparecen de la nada y te ciegan un poco", ha dicho de sus letras y música. "Creo que cualquier persona que haya pasado por un ataque de pánico o tenga un desorden de ansiedad puede entender como las cosas pueden dar un vuelco en segundos. Creo que estoy sublimando eso en la música".
 

Unos pocos meses después de la salida del disco los miembros que quedan de Nirvana la pidieron ser una de las guitarristas y cantantes invitadas para la ceremonia de inclusión de la banda en el Rock and Roll Hall Of Fame, haciéndose cargo de Lithium. Clark, una fan de Nirvana desde los nueve años, no dudó ni un segundo.
 

Puede que los ataques públicos de Nirvana contra el sexismo y su apoyo total al feminismo desde los 90 hayan influido en Clark. Al crecer en Tejas, se sintió restringida, particularmente por los roles sexuales estereotipados a su alrededor. Ahora mismo se describe como de género fluido. "La mutabilidad de género y sexualidad, como probablemente podrás imaginar, no era un tema de conversación en los suburbios de Dallas mientras crecía. ¡Ni siquiera un poco! Amo a Tejas y paso mucho tiempo allí viendo a mi familia, pero siempre supe que iba a salir de allí. Era imperativo que saliera de allí".
 

En los Brit Awards de principios de 2015, Clark apareció del brazo de la actriz británica y supermodelo Cara Delevingne, lo que atrajo la atención de los tabloides sensacionalistas y la llevó a ser perseguida por este tipo de prensa. A pesar de que la relación terminó poco después, todavía se discute sobre ello en correlación con su nuevo single New York y su nuevo disco, ya que los fans buscan interpretar y encontrar significado a sus letras. Además Delevingne ha contribuido con algunas voces a la canción Pills.
 

"Siempre he tratado mantener un halo de secreto en mis letras" dice Clark. "Pero eso significa que siempre estoy escribiendo sobre mi vida. Algunas veces, en el pasado, lo hice de manera más oblicua que ahora. Pero es casi un reflejo involuntario. No puedo evitar seguir viviendo y tomar notas sobre lo que está ocurriendo, siempre tratando de adivinar como poder trasladar eso a una canción. Aunque eso tampoco significa que todo lo que digo en una letra es cierto en un sentido literal. Claro que no. Pero solo puedo escribir sobre mi vida y eso, salir con Cara, fue una parte muy importante de mi vida. No lo voy a convertir en una zona prohibida solo porque ahora mis canciones van a estar más expuestas al escrutinio. La gente leerá en ellas lo que quiera y ¿sabes qué? Cualquier cosa que encuentren allí será absolutamente correcta y, al mismo tiempo, totalmente equivocada"
 



Para su último disco, Clark parece haberse decantado por su propia guitarra ‘signature’ Ernie Ball Music Man y ha elegido trabajar con Jack Antonoff, que ha producido anteriormente discos de Lorde y Taylor Swift. Estas conexiones han llevado a que muchos críticos piensen que el último disco de Clark será más comercial y orientado hacia el pop.
 

A pesar de esto Clark ha sugerido que se trata de su disco más oscuro hasta la fecha. "Es todo sobre sexo, drogas y tristeza", dice. El disco finaliza supuestamente con una canción sobre el suicidio. "Como cualquier americano con sangre en las venas he considerado el suicidio", le dijo a su anfitrión en la radio Marc Maron.
 

Claro que sería grosero cerrar un artículo sobre Annie Clark sin mencionar su irónico y autoparódico sentido del humor. A pesar de que suele lucir glamurosos vestidos y tacones altos en el escenario, también ha aparecido vestida como un retrete púrpura de gomaespuma. Parece tan cómoda luciendo glamour como lanzándose al barro desde el escenario como hizo en Glastonbury en el año 2014. El hecho de que todavía fuera de día no impidió que Clark hiciera una personificación de Hendrix con su guitarra, y la mirada de alegría en su cara infantil mientras era transportada por un 'roadie', con su cara mirando al cielo, a la vez que toca es una imagen de puro disfrute.
 

Claramente la 'alienígena', cuya música bascula entre los sonidos más hermosos y los más provocadoramente agresivos, no parece que vaya a ser traída a la tierra próximamente.

Galería de foto