Liderando la escuela británica de blues/rock

Por Tom MacIntosh

Como uno de los directores principales de la escuela de blues/rock británico, John Mayall fue un experto en cambios de personal, y brindó un contexto para el blues de Chicago, ya que era un gran showman por derecho propio. Sus Bluesbreakers a lo largo de los años 60 se convirtieron en una especie de "estación de perfeccionamiento" para muchos guitarristas de blues en ciernes antes de emprender sus propios caminos triunfales. Por ejemplo, Eric Clapton, Peter Green y Mick Taylor, iban y venían desde el amanecer hasta el anochecer a principios de los 60, solo para desviarse hacia sus propias carreras, Cream, Fleetwood Mac y The Rolling Stones, respectivamente. Ha habido unas 15 alineaciones diferentes para los Bluesbreakers durante los 60, así que es un poco difícil mantenerse al día con el reloj de rotación de la banda, pero intentaremos arrojar algo de luz sobre eso y sobre la vida de nuestro protagonista, el gurú y la leyenda del blues/rock John Mayall.  



Nació en Macclesfield, Cheshire, Inglaterra, en 1933, y comenzó a interesarse en la música a través de su padre Murray, que era trombonista / guitarrista y fanático del blues/jazz, por lo que el joven Johnny estuvo expuesto a los discos de su padre, y especialmente lo hizo a los sonidos de blues de Lead Belly, Eddie Lang, Pinetop Smith y Albert Ammons. Consiguió su primera guitarra eléctrica de permiso en el servicio militar en Corea, y esa "pequeña bola de nieve" comenzó a rodar desde allí. Asistió al Manchester College of Art y comenzó a tocar con bandas semiprofesionales mientras estaba allí. Se graduó con una licenciatura en diseño de arte, un oficio que aprovecharía para perfilar el aspecto de muchas de las portadas de sus futuros discos. En 1963 decidió que su carrera musical era su vocación, y con el consejo de un tipo al que algunos llamaron "el padre fundador del blues británico", Alexis Korner, partió para Londres.
 



A través de los lazos de Korner, conoció a muchos otros músicos y consiguió conciertos con su banda, que para entonces se llamaba Bluesbreakers. Firmaron un contrato de grabación en 64 en el sello Decca, grabaron el sencillo Crocodile Walk, que no llegó a ninguna parte con lo que el acuerdo quedó muerto. Pero este tipo de estímulo lo hizo aún más decidido a abrirse paso. Siempre listo para atraer sangre nueva a la mezcla, consiguió que Eric Clapton se uniera al equipo en 1965, y la bola de nieve comenzó a ganar mucha velocidad. Para entonces, Clapton se había ganado unos cuantos fieles seguidores tras su paso por los Yardbirds, atrayendo la atención que tanto necesitaban los Bluesbreakers. Grabaron dos singles ese verano, I'm Your Witchdoctor, (producido por Jimmy Page) y Telephone Blues. Sin embargo, Clapton se fue a Grecia inmediatamente después para explorar nuevos horizontes, dejando a Mayall con problemas de personal, poco después el bajista original John McVie fue despedido, pero el siempre persuasivo Mayall consiguió como repuesto al guitarrista Peter Green, que era tan bueno como Clapton, aunque no tenía las 'credenciales de la calle' todavía, y Jack Bruce en el bajo (Graham Bond Organization), pero se fue después de una corta temporada.
 

Luego, Clapton regresó a su puesto y en el 66 sacaron el clásico John Mayall and The Bluesbreakers with Eric Clapton, (con McVie de nuevo en el bajo) también conocido como The Beano Album (porque Clapton estaba leyendo la revista infantil Beano en la portada). La mayoría de las voces en el disco eran de Mayall, junto con su trabajo práctico en piano, órgano Hammond y armónica, Hughie Flint estaba en las baquetas. La canción Ramblin' On My Mind fue la primera grabación de Clapton como vocalista principal.
 



Pero el tiovivo musical continuó dando vueltas y Clapton dejó el grupo para unirse a Bruce para formar Cream con Ginger Baker. Peter Green regresó como guitarrista principal y junto con otros acompañantes, hicieron A Hard Road en el invierno del 67, además de sacar varios singles.
 

Quizás la razón detrás de todos los cambios en la alineación se debió a la popularidad emergente de la invasión británica en los Estados Unidos a principios de los años 60, donde la música blues era música negra, en su mayoría tocada en la radio negra, con pocas posibilidades de llegar a las masas blancas. Estos tipos blancos del blues británico rompieron el techo de cristal tintado y su popularidad les trajo fama y riqueza; así, la lucha por meterse en la banda caliente del momento, uno especula. Sin embargo, gracias a ellos, el blues estaba en primera línea en todo el país.  



Así que casi como un reloj, saltando del carrusel se fue otra vez Green, quien se unió a Mick Fleetwood para trabajar en su proyecto Fleetwood Mac. Ingresa el guitarrista de 18 años, Mick Taylor, y juntos lanzaron el disco Crusade en el 67, con una sección de vientos que da un fuerte sonido metálico. Luego Diary of a Band Vol 1 & 2, con el fabuloso baterista Keef Hartley, y Bare Wires, que algunos dicen que fue su mejor trabajo hasta la fecha, mostrando sus inicios y desarrollo en el jazz al escribir letras más significativas, como en la encantadora I Know Now.
 

Después de que Taylor abandonó la banda para unirse a los Stones, Mayall abandonó el apodo de los Bluesbreakers por un tiempo y formó un conjunto acústico sin batería con el guitarrista Jon Mark, Johnny Almond tocando el saxo tenor y la flauta, y Stephen Thompson tocando el bajo de cuerda. El resultado fue el disco en directo The Turning Point, que alcanzó el 'top 10' en las listas de éxitos del Reino Unido, y fue su disco más vendido. Presenta sus más conocidos solos de armónica en el clásico Room to Move, y Thoughts About Roxanne, donde Almond brilla con el saxofón.
 



Mayall luego regresó al estudio (Larrabee Studios, LA) con los nuevos amigos estadounidenses Harvey Mandel a la guitarra, Larry Taylor al bajo y Don "Sugarcane" Harris al violín eléctrico para grabar USA Union, un emocionante experimento que abordó su amor por su chica, como en la dulce My Pretty Girl, la funky Possessive Emotions, por ejemplo, y su preocupación por el medio ambiente, Nature's Disappearing. En 1971, armó el disco doble Back to the Roots con los antiguos Bluesbreakers Clapton, Mick Taylor, Hartley, Mandel y Almond, pero no tuvo ningún efecto comercial. Luego, su álbum Jazz Fusion Blues del mismo año, con Blue Mitchell a la trompeta, Clifford Solomon y Ernie Watts al saxo, Larry Taylor al bajo, Ron Selico a la batería y Freddy Robinson a la guitarra, con Mayall al piano y armónica. Es otro disco en directo, la primera cara fue un concierto en el Boston Music Hall y la cara B un combo de dos conciertos en el Hunter College de Nueva York. Dos años después, en el 73 con la misma alineación, hizo Moving On, pero su llama comenzó a disminuir un poco, así que dejó de grabar por un tiempo, tocando cerca de su base en California.
 



Volvió a la carretera nuevamente en Europa (1988), tocando ante multitudes pequeñas pero entusiastas, y más tarde ese año firmó con Island Records y lanzó Chicago Line. El estancamiento comercial comenzó a recuperarse en 1990 con uno de sus mejores discos en los últimos años, A Sense of Place, y en 1993 su disco Wake Up Call fue considerado como el mejor de su historia y fue su trabajo más vendido en más de 20 años. Ganó el Grammy como Mejor Disco de Blues Contemporáneo ese año.
 

Los 90 le sonrieron a John Mayall y le dieron un nuevo hijo de su segundo matrimonio en 1995, y un nuevo disco de blues llamado Spinning Coin, con el talentoso guitarrista de blues tejano Buddy Whittington; Mayall seguía teniendo la "habilidad" para atraer a los mejores músicos. Luego, lo que se vio como el esfuerzo lírico más convincente de Mayall, Blues for the Lost Days, lanzado en 1997, presentaba el clásico All Those Heroes que rinde tributo a todas sus influencias, incluyendo a Muddy Waters, Howlin 'Wolf, Big Maceo y Blind Blake. En el 40 aniversario de su brillante carrera, volvió a reunirse con viejos amigos para grabar un disco de celebración llamado Along for the Ride (2001), que incluía 20 nombres de los viejos tiempos en la portada, como los antiguos Bluesbreakers originales, y también a Gary Moore, Jonny Lang, Steve Cropper, Steve Miller, Otis Rush, Billy Gibbons, Chris Rea, Jeff Healey, vocalista del fenómeno Shannon Curfman y más...
 

En 2013, Mayall firmó con el sello Forty Below Records del productor Eric Corne e hizo tres discos, A Special Life, presentando a C.J. Chenier al acordeón, Find a Way to Care y Talk About That, con Joe Walsh.
 

En cuanto a su equipo, dice: “Todas las guitarras de mi pasado han sido utilizadas mucho y no muy buenas, pero la de la portada de A Special Life es mi favorita personal. Era una Stratocaster Eric Johnson en origen, pero como con todas las guitarras que tengo, la he adaptado y le hice diseños personales. Corto las partes que no necesito, arranco todo excepto una pastilla y un control de volumen, y cualquier forma que quede, la decoro".
 

 

John Mayall tiene una OBE (La orden más excelente del Imperio británico) y fue incluido en el Salón de la Fama de Blues en 2017. Como el único sobreviviente de los cuatro progenitores de blues/rock británico, (después de todo este tiempo) todavía toca con verdadera afición y cariño al producto original: el blues. "Se trata de esa honestidad en bruto con la que el blues expresa nuestras experiencias en la vida, algo que está relacionado con nosotros... Sin embargo, para ser honesto, no creo que nadie realmente sepa qué es exactamente. Simplemente no puedo dejar de tocar". Ahora puede reclamar la posición como el inglés que ha promovido la causa más que nadie.


Galería de foto