Las mejores colaboraciones de David Gilmour

Por Sergio Ariza

David Gilmour es conocido principalmente por su carrera en Pink Floyd pero su maravillosa guitarra ha aparecido en innumerables canciones de muchos otros artistas, desde discos de estudio a actuaciones en directo. Desde Guitars Exchange queremos celebrar su 73 cumpleaños rescatando diez de las más interesantes.  

Syd Barrett - Baby Lemonade (1970)
 

No podemos empezar este repaso por otro lado, no se puede hablar de Gilmour sin mencionar a la figura a la que sustituyó en Pink Floyd, su amigo Syd Barrett. Después de que sus problemas mentales forzaran su salida de la banda, Syd estuvo un año casi desaparecido pero en 1969 comenzó a aparecer nuevamente, parecía algo mejor y tenía un apartamento en frente del de Gilmour y cuando decidió volver a la música no dudó en ayudarle, primero vino The Madcap Laughs, donde además de tocar el bajo, produjo el disco junto a Roger Waters. Barrett no estaba en las mejores condiciones y era difícil de trabajar con él pero, a pesar de todo, Gilmour se volvió a encargar de la producción de su segundo disco, Barrett. La canción que lo abre es Baby Lemonade, un tema que comienza con Barrett a la guitarra eléctrica, en uno de los momentos durante la grabación en los que parecía relajado, Gilmour le grabó y luego lo incorporó a esta gran canción en la que también toca el bajo y una acústica de 12 cuerdas.
 



Unicorn - Sleep Song (1974)
 

Una de las colaboraciones más interesantes, y olvidadas, de la carrera de Gilmour. El guitarrista había conocido a esta banda en la boda de un amigo. Al finalizar comenzaron una 'jam' y Gilmour les dijo que tocaran Heart Of Gold de Neil Young y les comentó que le encantaba el country rock. Una semana después el guitarrista de Pink Floyd les llamó para producirles un disco en su recién creado estudio. Allí trabajaron codo con codo en la creación de Blue Pine Trees, un disco en el que destaca este Sleep Song en el que Gilmour brilla tocando una Fender Pedal Steel, demostrando su maestría con el instrumento.
 



Roy Harper - The Game (1975)
 

De entre todas las colaboraciones de Gilmour una de las que más destaca es la que le une con Roy Harper, excelente cantautor inglés. La relación se remonta a mediados de los 70 cuando Pink Floyd estaba grabando Wish You Were Here en unos de los estudios de Abbey Road y Harper hacía lo mismo con HQ en otro. Fue este último el que le propuso a Gilmour grabar con él The Game, la canción que abría el disco. Era la pieza más rock que había grabado hasta ese momento y se abría con un riff a là Who, tocado por Gilmour. Para completar el círculo, de bajista estaba John Paul Jones, de Led Zeppelin, un grupo que ya había grabado su canción de homenaje al cantante, titulada Hats Off To (Roy) Harper. El solo final corre a cargo de Chris Spedding, que lo grabó en menos de 20 minutos, pero es Gilmour el que va coloreando la parte más acústica del medio. El caso es que cuando los Floyd se estancaron con la grabación de Have A Cigar Gilmour no dudó en recomendar a Harper como cantante y fue así como se redondeó la colaboración entre ambos. Desde entonces han permanecido amigos y Gilmour ha aparecido en varios trabajos de Harper como The Unknown Soldier (1980) o Once (1990), además de haber compuesto varias canciones juntos.
 



Pete Townshend - White City Fighting (1985)
 

En 1984, con Pink Floyd desmoronándose, David Gilmour decidió retomar su carrera en solitario. Su espíritu competitivo, Roger Waters también preparaba disco, le llevó a contar con los mejores músicos posibles, gente como Steve Winwood, Pino Palladino, Jon Lord o Jeff Porcaro, además de llamar a su amigo, y compañero en eso de ser un Dios de la guitarra, Pete Townshend para que le pusiera letra a tres canciones suyas, All Lovers Are Deranged, Love on the Air y una tercera que fue rechazada, White City Fighting, al no sentirse identificado con la letra, que sería repescada por Townshend para su propio disco en solitario del año siguiente, White City: A Novel, donde además contó con la excelente guitarra de Gilmour para todo el disco, principalmente su Fender Stratocaster ’57 reissue roja de 1984. Lo curioso del caso es que antes de que esto sucediera, Gilmour le había pasado la música a Roy Harper para que la pusiera otra letra y este le había enviado Hope, pero Gilmour tampoco la quiso, así que Harper la grabó también en 1985, contando con Jimmy Page a la guitarra.
 




Bryan Ferry - Is Your Love Strong Enough (1985)
 

Otro nombre con el que Gilmour ha colaborado habitualmente ha sido el líder de la Roxy Music, Bryan ferry. Lo primero que hicieron juntos fue Boys And Girls, publicada en 1985, luego llegaría Is Your Love Strong Enough, una canción que aparecía en la banda sonora de Legend de Ridley Scott y en la que se puede apreciar el característico sonido de Gilmour de la época en un notable solo. Ese mismo año Gilmour aparecería junto a Ferry en el mítico Live Aid.
 



Warren Zevon - Run Straight Down (1989)
 

El séptimo disco del creador de Werewolves Of London, Transverse City, debe ser uno de los trabajos con más colaboradores estrella de la historia, un disco en el que aparecen Neil Young, Jerry Garcia, Chick Corea, Mike Campbell, Jorma Kaukonen o nuestro protagonista, David Gilmour que se luce en Run Straight Down. A pesar de que lo más probable es que en el estudio utilizara su Strato roja o la Steinberger negra, las dos que más utilizaba en esa época, junto a un Hiwatt y su pedalera Pete Cornish, en el videoclip aparece con una guitarra poco habitual en él, una Gretsch Penguin blanca.
 



Kate Bush - Love and anger (1989)
 

A David Gilmour le debemos muchas cosas pero una de las que no se le suelen reconocer es su importancia a la hora de dar a conocer esa maravillosa rara avis que es Kate Bush. Fue el guitarrista de Pink Floyd el que tras quedar encandilado con el talento de la adolescente de 16 años pagó para que pudiera hacer una demo profesional y ser fichada por un sello discográfico. Desde entonces no ha dudado un momento en ayudar a Bush cuando esta lo ha solicitado, ya sea produciendo un par de canciones en su primer disco, cantando en Pull Out The Pin de The Dreaming (1982) o tocando la guitarra en canciones como Passing Through Air o este Love and Anger, perteneciente a uno de los grandes trabajos de Bush, The Sensual World, publicado en 1989. Como se puede ver en el video vuelve a utilizar la Gretsch Penguin blanca.
 



B.B. King - Eyesight To The Blind (1997)
 

Cuando uno escucha a Pink Floyd no se suele venir a la cabeza B.B. King pero si uno escucha atentamente alguno de los solos de David Gilmour, como los de Shine On You Crazy Diamond, uno encuentra la gigantesca influencia del guitarrista de blues más legendario de todos los tiempos. Así que no es de extrañar que en el último día del año 1997, David Gilmour se viera honrado por poder tocar junto al gigante en el programa de Jools Holland, con el presentador al piano, en una versión de Eyesight To The Blind. No hay nadie que toque con más emoción que King pero Gilmour no se queda muy atrás con su Strato roja, ante la mirada aprobadora del maestro.
 



Paul McCartney - I Saw Her Standing There (1999)
 

La admiración de Gilmour por los Beatles queda perfectamente resumida por unas declaraciones que dio en 2006: "Me hubiera encantado ser parte de los Beatles. Siempre fui un fan enorme. Me enseñaron a tocar la guitarra, lo aprendí todo con ellos. Las partes del bajo, la guitarra solista, el ritmo, todo. Eran fantásticos". No es de extrañar por tanto que Gilmour siempre haya estado dispuesto a colaborar con Paul McCartney… aunque también puede que tenga debilidad por los bajistas que también cantan y componen. La primera colaboración entre ambos se remonta a 1979, cuando Gilmour participó en el tema Rockestra Theme de Wings Back to the Egg y continuó con el éxito No More Lonely Nights y el disco Flowers In The Dirt. Pero puede que para un fan declarado como Gilmour su mejor momento llegara en 1999 cuando, tras la muerte de Linda McCartney, Paul decidió volver a sus raíces y grabar un disco de rock & roll y rockabilly llamado Run Devil Run. Para presentarlo no tuvo mejor idea que el 14 de diciembre de 1999 regresar al mítico Cavern de Liverpool para presentarlo en directo. Para la ocasión Gilmour se llevó su Fender Esquire del 55, conocida como 'The Workmate' por su aspecto destrozado, y pudo disfrutar de tocar, y cantar, junto a McCartney, además de Ian Paice de Deep Purple a la batería, en versiones de Eddie Cochran, Gene Vincent, Elvis o Ricky Nelson, además de un par de originales de McCartney. Claro que el momento que más tuvo que disfrutar fue hacer uno de los primeros éxitos de los Beatles, I Saw Her Standing There, y poder sentirse, finalmente, como uno de los 'Fab Four'.
 



David Bowie - Arnold Layne (2006)
 

Terminamos cerrando el círculo, si abríamos esta selección con Gilmour ayudando al hombre que sustituyó en Pink Floyd, la vamos a cerrar con Gilmour rindiéndole homenaje de la mejor forma posible, haciendo una de sus canciones con una de las mayores estrellas, y uno de los mayores admiradores de Syd Barrett, del planeta, David Bowie. Fue en mayo de 2006 en el londinense Royal Albert Hall, Gilmour acababa de publicar On An Island y celebró su éxito con tres fechas en el mítico recinto británico, haciendo un repaso a su carrera en el que no faltó el homenaje final a Barrett, con una de sus canciones más icónicas, Arnold Layne, el primer single de Pink Floyd, Gilmour, acompañado por Richard Wright, que la grabó en 1967 junto a Barrett, Phil Manzanera y el propio Bowie, rinde tributo al genio que lo empezó todo y, sin quererlo, logra una especie de bonita despedida ya que Syd fallecía menos de dos meses después, el 7 de julio de 2006.


Galería de foto

©CordonPress