Completando el póker

Por Sergio Ariza

No Sleep 'Til Hammersmith llegó en el momento adecuado, después del magnífico trío de ases que supusieron Bomber, Overkill y Ace of Spades, la formación más recordada de Motörhead, (con Lemmy Kilmister al bajo y a la voz, Phil ‘Philthy Animal’ Taylor a la batería y ‘Fast’ Eddie Clarke a la guitarra) era una máquina perfectamente engrasada dispuesta a que la hierba no volviera a crecer después de que ellos pasaran. Con este disco completaron su particular póker de mejores discos, en un periodo de dos años, y dejaron para el recuerdo uno de los directos más explosivos e importantes de la historia.  



Lemmy había formado Motörhead, tras ser expulsado de Hawkwind, en 1975. Su propósito era hacer una música "rápida y viciosa, como la de los MC5", una música básica y directa, rock'n'roll tocado a máxima velocidad y volumen, coronado por su voz macerada en Jack Daniel’s. Tras un par de cambios encontró su formación definitiva con la llegada de Phil ‘Philthy Animal’ Taylor y ‘Fast’ Eddie Clarke en 1976. Al año siguiente publicaron su disco de debut, llamado como la banda, en el que ya quedaba patente su estilo, una mezcla de punk y metal que se adelantaba al ‘thrash’. Pero la fórmula se perfeccionó con Overkill, editado el 24 de marzo de 1979, Bomber, el 27 de octubre de ese mismo año, y, sobre todo, Ace of Spades, editado el 8 de noviembre de 1980. Este último, con su imparable canción titular les había convertido en estrellas en el Reino Unido y la gira de presentación fue la que sirvió para la grabación de este disco de directo.
 

 

En los momentos en los que se grabó el trío era imparable, después de varios años sin parar de tocar juntos. La banda parecía estar siempre en el estudio o de gira, sin un momento de descanso. Las canciones se suceden como ráfagas tocadas con la máxima velocidad y precisión.

Lemmy es la clara estrella de la fiesta con su Rickenbacker conectado a un Marshall con los agudos al máximo y los graves al mínimo, mientras Taylor se lanza a una adrenalínica carrera con su cantante y Clarke demuestra que su apodo, Fast, le va que ni pintado con solos espídicos y riffs inmortales como los de Overkill, Bomber y Ace of Spades escupidos desde su Stratocaster.
 



Lo curioso del caso es que, a pesar de su título, ninguna de las grabaciones procede del mítico Hammersmith Odeon londinense (un lugar en el que ni siquiera tocaron en esa gira) sino que vienen principalmente de dos conciertos a finales de marzo del 81 en Newcastle y Leeds. A pesar de todo cuando el disco se publicó en junio del 81 subió a lo más alto de las listas británicas y supuso el culmen de la carrera del trío. Fue el punto más álgido de su carrera, incapaces de repetir semejante trallazo la banda se rompería en pedazos poco a poco, con Clarke dejando el grupo al año siguiente de su publicación.  

No hubo segundas partes y Lemmy siguió con otros miembros hasta su muerte en 2015. Con la muerte de Clarke el 10 de enero de 2018 se marchó el último miembro vivo de la mítica formación de Motörhead que grabó este No Sleep 'Til Hammersmith, la mejor representación de la banda y uno de los mejores discos en directo de la historia.
 


Galería de foto