Hotel California

The Eagles

Seguramente, para muchos Hotel California sea la primera canción con la que inauguró la banda sonora de su vida. Una de esas melodías que se graban a fuego en el subconsciente popular y trascienden su faceta puramente musical. En todo caso es el título de otro de los grandes discos del rock en el que la guitarra, en todas sus versiones y por triplicado, es la protagonista.

California
, años 70. Para ser exactos, diciembre de 1976. Con eso basta para describir el ambiente. Don Henley decía por entonces que el disco –el quinto de su discografía oficial- representaba lo mejor y lo peor de la vida de lujo y rock de Los Angeles. Tan genuinamente americano como el hombre de Marlboro, aunque en el caso de los Eagles ya se había trasladado a la ciudad dejando atrás el olor a vacas y (casi) la música country.


Las seis cuerdas eran responsabilidad principalmente de Joe Walsh, recién llegado al grupo para cubrir el hueco de Bernie Leadon, una tarea compartida con Don Felder y Glen Frey. Típico en el rock sureño, desde Lynyrd Skynyrd a Crosby, Stills…, lo de llenar el escenario de guitarristas y dejar que la cerveza hiciera el resto.



Walsh
era más que el solista de una banda con tantos superegos. Su creatividad sumada a la de Don Henley se tradujo a la primera en estupendos resultados, es decir, en los temas que se convertirían en sus mayores éxitos. Como instrumentista, su secreto no era la técnica que alababan Eric Clapton y Jimmy Page, sino su talento para componer esos solos intensos como el de Hotel California, por supuesto con el permiso de Don Felder, autor y alma de la canción. Además estaba pluriempleado con el piano y los sintetizadores. En realidad, ninguna de las ‘águilas’ era manca.


Como es lógico en un multi instrumentista, el catálogo de guitarras que pasaron por las manos de Walsh es más que extenso, aunque con predominio de las Telecaster y Stratocaster empatadas con las Gibson Les Paul, incluida la que como es bien conocido vendió en 1969 a su ‘admirador’ de Led Zeppelin. Merece la pena echarle un vistazo.




La guitarra para él no era un fin sino el medio. Salvo los fans, pocos saben que Hotel California es un disco conceptual, una sinfonía en clave de country rock para denunciar la decadencia del ‘sueño americano’ justo cuando su país celebraba su bicentenario. Al final queda, como siempre, la música. Tampoco muchos de los que se desgañitan con Sweet Home Alabama son conscientes de estar defendiendo los valores del Ku-Klux-Klan


Sin embargo, la acidez de las letras, muchas del propio Walsh, se neutralizan con el estilo elegante y limpio del grupo, con sus melodías que parecen brillar al sol de California. Eran la cara amable del rock frente a la de por ejemplo los Black Sabbath con quienes, como cuenta la leyenda de Hotel California, compartían estudio de grabación y montaban tanto escándalo que les era imposible trabajar.

El balance casi cuatro décadas después es que Hotel California fue el canto del cisne de un estilo que perduraría algunos años más antes de convertirse en un reducto de viejas glorias para un público que tampoco se ha rejuvenecido en términos generales. Al menos no en la misma medida que el de otras bandas ‘milenarias’ como sin ir más lejos la de Ozzy y sus compinches.
       


Galería de foto