El espectáculo continúa

Por Paul Rigg

Mientras que muchos fanáticos del punk iban felizmente a los conciertos para soltar salivazos a sus héroes en el escenario a finales de la década de 1970, una estrella, de un género completamente diferente, decidió devolver el escupitajo.  

Roger Waters
se ponía enfermo al percibir la falta de contacto entre público y una banda que, durante la gira In the Flesh, tocaba a veces en estadios ante multitudes de 80.000 personas. Al final de un concierto en Montreal, algunos miembros ruidosos de la audiencia intentaban asaltar el escenario, y en respuesta, un furioso Waters escupió en la cara de uno de los fans. Después del concierto, un perturbado Waters se sentó con Bob Ezrin, quien había producido previamente a Peter Gabriel, Alice Cooper y Lou Reed, y un amigo psiquiatra, y les explicó lo distante que se sentía de su audiencia y lo alienado que estaba de sí mismo.
 

Y este momento fue la chispa que finalmente llevó a la creación del clásico doble álbum The Wall, con el personaje principal 'Pink' formado a partir de una mezcla entre Waters y el líder original de los Floyd, Syd Barrett.
 

Para los entusiastas de la guitarra, The Wall, lanzado el 30 de noviembre de 1979, consagró a David Gilmour como una especie de dios de la guitarra, ya que sus contribuciones acústicas y eléctricas al disco son, como un crítico dijo delicadamente, "jodidamente increíbles". Cualquiera que haya tenido la suerte de haber asistido a la presentación en vivo del disco en Earl's Court en 1980 recordará el asombro que sintió cuando Gilmour apareció de repente solo en la parte superior de un muro de 40 pies construido entre la banda y el público, bañado en un brillante proyector, para entregar el impresionante último solo de guitarra, con su icónica Black Strat, de Comfortably Numb.
 



Y, sin embargo, toda esta maravillosa creación, que además de vender más de 25 millones de discos, ha generado innumerables conciertos en vivo; un largometraje protagonizado por Bob Geldof; el disco y el DVD de Live in Berlin; y una ópera; - comenzó como muchos otros discos clásicos: en el contexto de un desastre cercano. Estos problemas incluyen que todo el grupo se veía impulsado por problemas financieros a dejar sus hogares dentro de un mes y mudarse a otros países; por el teclista Rick Wright, quien falleció hace 10 años, al que Waters forzó a un estado virtual de "músico de sesión" (y el batería Nick Mason, según los informes, casi se encuentra con el mismo destino); por el colapso del matrimonio y el estado mental de Ezrin causando demoras constantes; y por tensiones masivas entre Waters y Gilmour cuando Waters asumió el papel como la fuerza dominante de la banda, algunos dirían casi de manera dictatorial.
 

"Tienes que ser egoísta, es algo terrible", dijo recientemente el director de cine David Lynch en una entrevista, y, posiblemente, Waters estaría de acuerdo con eso. El bajista de Floyd escribió todas las letras y la mayoría de la música para este álbum conceptual y su visión, enraizada en la muerte de su padre en la Segunda Guerra Mundial y sus preocupaciones existenciales personales, es la fuerza impulsora detrás de su creación.
 



Es fácil ver cómo los seguidores de Pink Floyd se relacionan fácilmente con algunos de los "desafíos de Pink", como sus relaciones problemáticas con su madre, sus profesores y su esposa (por mencionar algunos de los "ladrillos en la pared"), pero es una prueba de la asombrosa habilidad lírica de Waters que también puede hacer que líneas como "¿vamos a salir a través de este mar de rostros, en busca de más y más aplausos?", que está tan directamente relacionado con su experiencia personal como estrella de rock, conecten tan fuertemente con la audiencia.
 

Entre muchas otras sorpresas, The Wall engendró un número uno con la casi disco Another Brick in the Wall (parte 2) (con Gilmour tocando el solo con una Gibson Les Paul Goldtop de 1955); Gilmour cantando con un sonido funky en Young Lust; y la extraordinaria conclusión operística de The Trial, en la cual Pink se ve obligado a considerar si es realmente él quien ha "sido culpable todo este tiempo".
 



Mirando hacia atrás en las críticas del momento en el que se lanzó el disco, es interesante ver a algunos críticos cuestionarse si The Wall puede 'tener éxito comercial' debido a su amplitud y sus temas oscuros. Dejando a un lado los hechos y los números, su éxito puede quizás medirse por su estado actual como un punto de referencia cultural clave; es difícil imaginar un mundo sin The Wall.
 


Galería de foto