El águila vuelve a volar

Por Paul Rigg

Don Felder (21 de septiembre de 1947) es una leyenda de la guitarra que fue miembro clave de los Eagles, una banda en la que tocó durante más de un cuarto de siglo. Entre sus enormes contribuciones a la banda, destaca la mítica canción Hotel California.  

Felder también tocó y realizó giras con Crosby y Nash, entre muchos otros, y en 2008 publicó una aclamada autobiografía: Heaven And Hell: My Life In The Eagles (1974-2001).
 

Más allá de sus discos de estudio con The Eagles, Felder tiene tres álbumes en solitario, incluido su último trabajo American Rock 'n' Roll (lanzado el 5 de abril de 2019).
 

Guitars Exchange
se encuentra con Felder en el teléfono mientras está en su casa de Los Ángeles. Está ocupado preparando sus maletas para salir de gira y haciendo malabarismos con las entrevistas de prensa mientras ensaya sus nuevas canciones. "Una cosa es escribir las letras y tenerlas en un estante mientras las estás cantando, pero otra cosa es cantar y tocar cosas nuevas con la guitarra en directo en un concierto", dice. No obstante, a pesar del estrés y muchos problemas con la calidad de sonido de la llamada durante la conversación, siempre es paciente, educado y atento en sus respuestas; y, de hecho, logra transformar una difícil experiencia en una de las mejores entrevistas que hemos hecho en esta página. Aquí, Felder se abre sobre sus primeros días, donde Duane Allman le enseñó a tocar la guitarra slide, y la emoción de grabar su último disco.
 



GE: Has lanzado hace poco el sencillo de tu disco, American Rock‘ Roll... ¿puedes decirnos algo sobre la inspiración detrás de la canción?
 

DF: Sí, había estado pensando en mi experiencia presencial en Woodstock en 1969, no como intérprete sino como espectador, y en ver a Jimi Hendrix; Carlos Santana; Janis Joplin; Crosby, Stills, Nash y Young, y todas esas personas que estaban allí, y pensar en que fue algo increíble. No sólo para mí; ¡pudo haber sido la explosión rock más grande escuchada en todo el mundo! Fue una enorme influencia ser testigo de eso, y también por el hecho de que a lo largo de las siguientes décadas muchas de las personas que se convirtieron en íconos por sí mismos fueron influenciadas por esa particular escena del rock estadounidense. Así que pensé que estaría bien escribir una canción sobre esa evolución y en lugar de dedicarme solo a escribir y grabar esta canción, me pareció que esa influencia debería aparecer en este disco. Así que le pregunté a Mick Fleetwood [de Fleetwood Mac] si tocaría la batería - solíamos compartir escenario juntos en los años 70, y además jugamos al golf e hicimos obras de caridad juntos, y nos hicimos amigos - porque sabía que tenía la habilidad perfecta a la batería, para hacer que esto tuviera un sonido parecido al de principios de los 70. Más tarde, a mitad de camino, Chad Smith (de los Red Hot Chili Peppers) se unió a nosotros, y de repente sentimos como si un gorila de 500 kilos estuviera a la batería: el poder, la fuerza y ​​la energía con la que Chad tocó realmente elevaron esa canción.
 

Si miras hacia atrás a la música a principios de los 70, y más tarde en los 80 y 90, ese crecimiento musical en el rock & roll estaba en buena parte en la batería, por lo que fue una gran combinación tener a Mick y Chad en ella. Por otro parte había escrito esta estrofa sobre Guns N' Roses y mencioné a Axl Rose y, como Slash vive cerca de mí, pensé que sería genial que tocara un poco en medio de esa estrofa, así que le llamé y vino a mi estudio con su guitarra y, de repente, tuve un tono fresco y diferente con el que tocar. Todo se combinó de una manera muy orgánica y demuestra el crecimiento del Rock & Roll desde Woodstock hasta los tiempos actuales.
 

GE: ¿Hay alguna canción con un significado especial para ti?
 

DF: Sí, hay una canción en la que le pedí a Peter Frampton que tocara, una balada sobre el desamor, llamada The Way Things Have To Be. Escribí la canción en el piano, lo cual es bastante extraño para mí. Le pedí a Peter que hiciera esto, hace casi dos años, porque tiene un tono muy hermoso, casi mágico, y dijo "seguro". Pero más tarde, anunció que su próxima gira sería la última, debido a su deterioro físico, y cuando escuché eso, pensé que el título de la canción era tanto irónico como apropiado, parecido a lo que debió haber pasado en ese momento. Es una historia triste, pero se ha convertido en el título más adecuado del disco.
 

 

GE: ¿Hay otras canciones en el disco que destacan especialmente para ti?
 

DF: Sí, me gusta la canción Rock You, que probablemente comenzaremos a hacer cuando toquemos en los estadios más grandes. Luego hay una canción llamada Falling in Love Again que tiene un buen solo de guitarra al final. [En relación con esa canción] He estado trabajando con un luthier en la tienda Fender Custom para construirme una guitarra que tiene tres sonidos diferentes: uno es una Strato con una pastilla humbucker que se puede dividir en el puente, de modo que cuando está completamente abajo, hay una sola bobina, y cuando llega a la segunda posición en el interruptor de cinco posiciones hay un humbucker en la parte posterior, y cuando llega a la posición central hay una pastilla DiMarzio en el puente eso será capaz de salir de otra salida a un DI y directamente a casa, así que será un sonido acústico, así que puedo tener un sonido acústico, de Les Paul y de Strato. Luego, en la posición de recogida del cuello habrá un sostén; ya que hay un par de momentos en los que tocaré una especie de sostenido largo en el solo. De hecho, ¡estamos construyendo una guitarra para que pueda tocar esa canción en vivo! [Risas]
 

GE: ¿Tienes alguna otra anécdota especial sobre tu nuevo disco que puedas compartir con nosotros?
 

DF: Sí, una cosa interesante, y que ha pasado desapercibida, es que es la obra de la portada es de Bernie Taupin. Un amigo mío abrió este nuevo hotel el año pasado en Nashville y me invitó a la inauguración, y Bernie estaba exhibiendo su arte en el lobby del hotel; nos conocemos desde los años 70 cuando los Eagles tocaron con Elton John en el estadio Wembley, así que fue una buena reunión. Realmente me encantó su arte, así que cuando más tarde estábamos haciendo American Rock 'n' Roll recordé un dibujo que tenía una Stratocaster con una bandera estadounidense envuelta alrededor de ella y le pregunté si me permitiría usarlo en la portada del álbum, y estuvo encantado de hacerlo. Así que esa fue otra aportación de un ícono musical de la época; pero en la portada.
 

GE: ¿Podrías describirnos tu proceso creativo?
 

DF: Sí, paso mucho tiempo cantando en mi Iphone. No puedo hacerlo en la carretera porque la policía me detendría, pero aunque esté sentado mirando una película, puedo grabar algo y luego buscar mi guitarra acústica y buscar la progresión de acordes. Cuando tengo tiempo, voy a mi estudio, conecto mi Iphone a un pequeño amplificador y luego le pongo el bajo y un poco de guitarra, y crearé un boceto, algo muy parecido a lo que hice para Hotel California. Aprendí hace años a escribir cosas, grabarlas en una pequeña grabadora digital o un Iphone; de lo contrario, simplemente se olvida, es como un sueño, necesitas capturarlo cuando está fresco. Así que constantemente colecciono partes de guitarra, letras y lo que sea, hasta que tengo suficiente tiempo para ir al estudio y convertirlas en una canción completa.
 

GE: Volviendo a tu infancia, leí que conseguiste tu primera guitarra a los 10 años, ¿qué marca era?
 

DF: No tengo ni idea; todo lo que recuerdo es que tenía una grieta en el frente y le faltaban algunas cuerdas. En ese momento solía devolver botellas viejas de Coca-Cola, creo que conseguía dos centavos por botella, y cuando tenía suficiente dinero, iba a la tienda y compraba unas cuerdas Black Diamond. No podía permitirme comprar un juego completo, así que compraba una de las cuerdas que me faltaba una semana y otra cuerda la semana siguiente [Risas]. Una vez que tuve todas las cuerdas que necesitaba, le pedí a un chico que vivía a la vuelta de la esquina que me la afinara. No solo hizo eso sino que me enseñó algunos acordes para tocar y una canción muy simple llamada Red River Valley.
 

Salía de mi escuela en Florida alrededor de las dos o las tres y caminaba hasta casa, porque mis padres trabajaban y me sentaba en el porche tratando de averiguar cómo tocar, porque no teníamos suficiente dinero para ir a la escuela de música o recibir clases. Luego, eventualmente, grababa cosas y las reproducía a poca velocidad, para poder escuchar más fácilmente las notas que tocaban. Estarían una octava abajo, pero luego lo podías resolver, y comenzar a practicar para poder tocar a la vez que el disco.  



Más tarde, mi padre me compró una guitarra acústica Silvertone Archtop, por correo, sin ‘cutaway’, con agujeros en forma de F, pero quería tocar rock and roll, así que más tarde ahorré y compré una pastilla de De Armond. Luego, en lugar de comprar un amplificador, solía enchufar la guitarra en la parte posterior de nuestro televisor en blanco y negro, ya que tenía un conector en la parte posterior... Así que los sábados por la mañana miraba los dibujos animados con el sonido apagado, pero tocando la guitarra; ¡Supongo que estaba escribiendo mi primera partitura! [Risas]  

Así que esa fue mi primera guitarra real. Después de eso, mi padre encontró una Duo-Sonic usada, y venía con un pequeño amplificador Tweed Champ, así que eso fue lo mejor que tuve en mi vida. Era una guitarra eléctrica de cuerpo sólido. El amplificador no era ruidoso, lo cual estaba bien porque nuestros vecinos estaban tan cerca que se hubieran estado quejando todo el tiempo si hubiera tenido un amplificador más grande.  



Ahora tengo un par de Champs y utilicé uno cuando grabé el Victim of Love de los Eagles; todos piensan que era un Marshall, pero era solo un viejo Tweed 57 Champ. Ahora tengo algunos amplificadores que han sido modificados por Alexander Dumble, un tipo que hace magia. Tengo un amplificador Fender Dumble, por ejemplo, llamado Little Tiger.
 

GE: Algunos años después, creo que Duane Allman te enseñó a tocar el slide ¿Cómo ocurrió eso?
 

DF: Nos criamos juntos. Su madre vivía en Daytona Beach y siempre venían a Gainesville para las fiestas los fines de semana, y mi banda, y luego la banda de Tom Petty, tocaban esas mismas fiestas de las fraternidades. Durante el verano, cuando las universidades estaban cerradas, íbamos a Daytona y tocábamos en clubes. Siempre tenían una banda tocando en el muelle, y los Allman Brothers estaban allí, y nos hicimos amigos. Todos salíamos a la una de la madrugada aproximadamente e íbamos a un restaurante, y Greg, Duane, yo y Bernie Leadon desayunábamos a las dos de la mañana, y luego nos íbamos a dormir a su sillón, en la casa de su madre.
 

Así que una noche estábamos sentados allí y Duane estaba tocando el slide y le dije: 'tienes que enseñarme cómo hacer eso, ¿cómo se afina esto?' Así que me mostró cómo afinar un acorde en Re mayor, y tenía un frasco de Coricidin [botella de medicina] en su dedo, esto fue antes de que se hicieran los slide, y me mostró cómo bajar hacia el quinto y cómo deslizar hacia arriba el tercero, y hacer que las cosas vayan un poco planas en la tercera, no sonando como una tercera perfecta, sino más bien con un tono blues; y cómo sacar un quinto y un séptimo al mismo tiempo; me enseñó lo básico. Nunca intenté copiarlo; estaba muy por encima de lo que yo podía hacer. No había nada en disco que pudiera escuchar para aprender su estilo; pero sí desarrollé mi propio estilo basado en sus fundamentos.
 

Siempre estábamos en las 'Batallas de bandas' juntos cuando los Allman Brothers se llamaban The Spotlights o Allman Joys, o algo así, y ganaban todas las batallas; eran de lejos la mejor banda que salió de ese vecindario. Siempre tuve el máximo respeto por Duane y Greg, y por toda la banda.
 

 

GE: Más tarde te uniste a Crosby y Nash; ¿Cómo surgió aquello?
 

DF: Ocurrió de una manera muy inusual, ya que habían contratado a David Lindley, que es un músico brillante, y yo estaba tocando con un tipo llamado David Blue como su telonero, porque Nash había producido el disco de David Blue y quería que Blue estuviera en el espectáculo para ayudar a promocionarlo. Llegamos a Washington DC y David Lindley se puso enfermo y Graham me llamó y me dijo: "Don, me gustaría que fueras a buscar tu guitarra y vinieras a mi habitación". Así que dije "¡ok!" y agarré una acústica y subí a su habitación, nos sentamos allí y repasamos todas las canciones, y luego dijo: '¡vas a tocar en el concierto esta noche!' Así que toqué el concierto de David Blue y luego volví a tocar con Crosby y Nash; David Lindley estaba realmente enfermo y tuvo que irse a casa, así que terminé el resto de la gira. Esperaba que David volviera después, pero decidieron que tener un único guitarrista tocando esos conciertos, y solo tener que pagar una habitación de hotel en lugar de dos era mejor. Estaba muy feliz de estar con ellos, ya que me pagaban 1.500 dólares a la semana de esa época, y en 1973 eso era mucho dinero; sería el equivalente a cinco o seis mil dólares a la semana de hoy en día.
 

Luego recibí una llamada para tocar la guitarra slide en Good Day in Hell con The Eagles, y al día siguiente me pidieron que me uniera a ellos, así que fui a hablar con Graham para preguntarle qué debía hacer, porque mi esposa estaba embarazada de nuestro primer hijo y 1.500 dólares era mucho dinero; podía criar una familia con eso. Pero Graham dijo: "necesitas irte y unirte a esa banda, no quieres ser un secundario el resto de tu vida; será un gran cambio en tu carrera y deberías hacerlo". Así que seguí el consejo de Graham y dejé a Crosby y Nash.
 

GE: ¿Cuál fue la principal diferencia entre tocar con Crosby y Nash y los Eagles?
 

DF: Ambos grupos tenían voces impecables pero había mucha tensión entre Crosby y Nash y mucha tensión entre los Eagles, así que fui de una banda turbulenta a otra; pero yo era un quinto miembro de The Eagles y solo era un músico asalariado con Crosby y Nash.  

GE: ¿Cómo describirías tu relación con Graham Nash?
 

DF: Graham Nash y yo hemos sido amigos desde el 73 y nuestros caminos se han cruzado varias veces. De hecho, lo vi cuando estaba en la escuela secundaria porque The Hollies tocaban en la Universidad de Florida y fui a verlo cantar. Me encantaron sus voces, incluso en los días de The Hollies.
 

GE: ¿Crees que la tensión en Crosby, Stills y Nash y en The Eagles era necesaria para que las bandas fueran creativas?
 

DF: Creo que cada vez que juntas muchas personalidades 'tipo A', cualquiera de ellas podría haber sido, y ha sido, el líder -, juntar a esa gente, con tanto talento, siempre va a haber desacuerdos, conflictos, diferencias de opinión, por ejemplo, sobre qué canciones deberían grabarse, pero el resultado de pasar por todo eso con The Eagles, creo, produjo algunas de las mejores grabaciones que hemos hecho en nuestras vidas.  

GE: Tu esposa ha dicho que tiene la demo original de 'Hotel California’ en su iPod... ¿hay alguna posibilidad de que ese pedazo de historia vea la luz algún día?
 

DF: Sí, creo que sí, porque mucha gente me ha pedido que la publique. Pero una cosa es que está en la tonalidad de Mi menor, que fue la tonalidad original en la que la escribí, es una tonalidad de guitarra mucho mejor que la de Si menor. Pero era demasiada alta para que Don Henley pudiera cantar, así que tuvimos que bajarla a Re menor, todavía demasiado alta; Do menor - todavía muy alta; La menor - demasiado baja; y así terminamos con Si menor. Así que si me miras tocándolo, siempre hay una cejilla en el séptimo traste, lo que lo pone en un acorde de Mi menor, pero para todos los solos no es una tonalidad habitual que toques. Tuvimos que cambiarlo todo desde mi demo original. No creo que salga a la luz pronto, pero creo que se lanzará finalmente después de mi muerte.
 



GE: Tu dúo con
Joe Walsh en ‘Hotel California' es considerado por muchos como uno de los mejores dúos de guitarra de todos los tiempos. ¿Hay algún otro guitarrista con el que te gustaría tocar ese solo?
 

DF: Bueno, Peter Frampton y yo lo tocamos, y fue muy divertido. Amo a Peter. Me encanta su tono y su estilo, toca con una gran sonrisa en su cara, lo cual es todavía más inspirador. Orianthi ha tocado eso conmigo, ella está en este nuevo disco, con Richie Sambora, en la canción llamada Limelight. Hace aproximadamente un mes hicimos eso para una recaudación de fondos con fines benéficos, y Billy Gibbons, Orianthi, Stephen Stills y un grupo de otras personas tocaron conmigo, y fue genial. Pero no es lo mismo que cuando Joe y yo tocamos juntos.
 



GE: Glenn Frey falleció el 18 de enero de 2016... ¿hay algo que nunca le dijiste que te hubiera gustado?
 

DF: Hice un comentario sobre eso cuando pasó, y me gustaría dejarlo ahí. Eso es lo que quería decir y lo he dicho; así que 'sin comentarios'. [* La declaración de Felder se reproduce por completo al final de la entrevista]  

GE: Pasando a las preguntas de la guitarra, si tu casa estuviera en llamas, ¿qué guitarra salvarías?
 

DF: Mi Les Paul del 59.  

 

GE: Una vez dijiste que "la magia de la guitarra está en los dedos del músico"... ¿pero hay algo "mágico" en la Les Paul del 59?
 

DF: No, pero hay algo mágico que sale de mí cuando la toco. He tenido esa guitarra desde, creo, el 73 o 74. Lo sé todo al respecto y responde a mi toque. Ha sido el amor de mi vida y nos llevamos increíblemente bien; es como abrazar a alguien que conozco desde hace 40 años.  

GE: Y si tuvieras que salvar una guitarra acústica de tu colección al salir de tu casa en llamas, ¿cuál sería?
 

DF: Tengo una Martin D35 del 64 o 65. Cuando trabajaba en una tienda de música en Gainesville, vendían muchas guitarras Martin, por lo que cada semana recibíamos un envío de guitarras acústicas de Martin, y yo revisaba, en mi tiempo libre, todas las guitarras que llegaban. Elegía la mejor y la dejaba aparte. Luego vendía los restantes hasta que llegaba el siguiente envío; luego, una vez más, elegía la mejor y vendía las otras del envío anterior. Después de unos seis meses, llegó esta D35 que era, simplemente, espectacular: su tono, su interpretación, su resonancia, era simplemente brillante. Y de hecho, está en casi todos los discos de Eagles, donde hay acústica, hasta el día en que dejé la banda. Era el mejor sonido acústico que cualquiera de nosotros tenía.  



GE: ¿Qué planes tienes para el 2019?
 

DF: Estoy haciendo una gira muy extensa, promocionando este disco. Cuando estoy en casa en mis días libres, entro en mi estudio y comienzo a grabar, ya que estoy intentando concentrarme conscientemente para sacar otro disco en los próximos dos o tres años. Hago eso en lugar de tomarme un descanso; ¡Ya ni siquiera sé qué es tomarse un descanso, para decirte la verdad! [Risas]  

Guitars Exchange cierra la entrevista agradeciendo a Don por su tiempo y se disculpa por la mala calidad del sonido de la llamada, y responde: "Aprecio el tiempo que has dedicado para hacer esto. Ojalá pudiéramos haber tenido una mejor conexión; quizás la próxima vez podamos ponernos en una línea T1, con altavoces y un bonito micrófono, para poder escucharnos y mejorar todo el asunto". Pero en realidad, con la enorme buena voluntad, claridad y generosidad de espíritu de Don Felder, la entrevista no podría haber sido mucho mejor; esperamos que estéis de acuerdo.
 

https://www.donfelder.com/tour-dates

  

La declaración de Don Felder sobre la muerte de Glenn Frey:  

"La muerte de Glenn ha sido inesperada y me dejó con un corazón triste y lleno de dolor. Era tan joven y todavía estaba lleno de un genio asombroso. Era un compositor, arreglista, líder, cantante y guitarrista extremadamente talentoso. Cualquier cosa, Glenn podía hacerla y crear "MAGIA" en el acto. Sus visiones e ideas sobre canciones y letras se han vuelto legendarias y tendrán eco a lo largo del tiempo en la tierra durante las próximas décadas.
 

Glenn fue quien me invitó a unirme a los Eagles en 1974, y resultó ser un regalo de toda una vida por haber pasado tantos años trabajando a su lado. Era divertido, fuerte y generoso. A veces, sentíamos que éramos hermanos y otras veces, como hermanos, no estábamos de acuerdo. A pesar de nuestras luchas y momentos difíciles juntos, logramos crear algunas canciones mágicas, grabaciones y conciertos en directo. Su carisma en el escenario fue sentido y amado por millones de personas en todo el mundo. Tengo muchos recuerdos maravillosos de esos años y los muchos kilómetros que viajé con Glenn, llenos de risas, canciones, fiestas, abrazos y lazos de hermanos.
 

Glenn fue el James Dean de la banda. Él era el líder que todos buscábamos para que nos ofreciera una dirección y, por mucho, el mejor chico de la banda. Me entristece mucho el hecho de que nunca pudieramos abordar los problemas que nos ocurrieron y poder resolverlos. Lamentablemente, ahora nunca tendremos la oportunidad. El planeta ha perdido un gran hombre y un maravilloso músico hoy. Nadie podrá nunca ocupar su lugar. Que descanses en paz, Glenn Frey, y que Dios te bendiga a ti y a tu encantadora familia".
 


Galería de foto

©www.donfelder.com