Un mosaico de canciones

Por Paul Rigg

¿Ha perdido Neil Young la trama en su 39º disco de estudio? ¿O es un fiel faro de esperanza para aquellos que se sienten abrumados por la situación política actual?  

Ciertamente, las repetidas referencias a Donald Trump son fáciles de encontrar en este mosaico. Si este trabajo está demasiado apretado o si está ricamente texturizado, dependerá de cuán dedicado esté el oyente a este icono musical y su disposición a abrazar su premisa política.
 

Puedes sentir la dirección en la que el viento va a soplar desde el principio con la canción que abre el álbum, Already Great. Young se presenta directamente, y conmovedoramente, a sí mismo y a su tema la primera línea "Soy canadiense, por cierto, y amo a los EE. UU.", Antes de coger uno de los lemas de la campaña de Trump, distorsionarlo y arrojárselo a la cara: "Ya eras grande / Eres la tierra prometida, la mano amiga; No hay pared, no hay odio, no hay EE.UU. fascista" Aquí es donde Young y The Promise of the Real, con esas guitarras llenas de fango, tal vez recuerden más a su período dorado con Crazy Horse. Se podría asegurar entonces que ha vuelto a confiar en su legendaria Gibson Les Paul Goldtop de los años 50, "Old Black".
 



El mensaje político regresa tanto en la siguiente canción Fly by Night Deal, donde canta "Mi sangre está hirviendo", como en la acústica y relajada, Almost Always, donde se lamenta: "Estoy viviendo con un presentador de programas que tiene que presumir y tiene que fanfarronearse de destrozar todas las cosas que aprecio". Sin embargo, la mente y el mensaje de Young parecen vagar en esta última pista a medida que avanza hacia el apareamiento de las aves (extrañamente, sí) y la duda existencial: "¿Tengo algo que decir? Tal vez sea solo un sentimiento / que las cosas cambien".
  Después de Stand Tall, donde vuelve a exponer los defectos del "rey niño", Young nos lleva abruptamente a un territorio extremadamente extraño con Carnival. Este divertido, extraño e hilarante paseo de ocho minutos suena como una especie de banda de circo que acaba de probar el peyote mexicano por primera vez.  

The Visitor
viaja luego en una dirección completamente diferente con el blues y el sonido de Tom Waits en Diggin 'a Hole, que a pesar de que solo dura dos minutos parece perderse por el camino. Sin embargo, esa canción resulta ser "la calma antes de la tormenta" para Children of Destiny, que ofrece un gran estribillo para cantar con más gente en el que está acompañado, aparentemente, por una orquesta de 56 músicos.
 



El álbum se cierra con un retorno al Young más familiar en Forever. Este suave himno acústico de diez minutos lo encuentra cantando: "La tierra es como una iglesia sin predicador / La gente tiene que orar por sí misma".
 

Las letras de esta última canción tocan una variada combinación de temas, que de alguna manera son un reflejo del disco como un todo. Personalmente, siento que The Visitor es un mosaico de canciones al que estaré encantado de volver y tener alrededor.

   

Galería de foto