Old Glory And The Wild Revival (2013/2015)

Jared James Nichols

El Chico Duro Del Blues

Muchos acabamos de enterarnos de su existencia gracias a Zakk Wylde, que se lo trajo de telonero para presentarnos su Book of Shadows II, pero estuvo por aquí hace un par de años con todo su currículum de premios reconociéndole como una de las grandes esperanzas del blues. Se llama Jared James Nichols, nació hace sólo 22 años en algún lugar de Wisconsin y dicen de él que puede desbancar al mismísimo Joe Bonamassa. Mientras llega ese momento, en cuanto le oyes -y ves- tocar sabes que estás ante otro gran discípulo del maestro Stevie Ray Vaughan.
 

Su vida ha empezado a ir muy deprisa tras su fichaje por una multinacional que algo ha visto en él como para dejarle grabar en el verano de 2015 su primer disco con una recopilación de sus primeros pasos en el negocio, un EP con que se estrenó en 2013 y temas en directo. Sony hizo bien porque, como toda ‘opera prima’ de un (todavía presunto) genio, revela ya una calidad que te atrapa en cuanto pinchas la primera canción. Una magnífica tarjeta de presentación para que se dé a conocer fuera de EEUU antes de un lanzamiento a lo grande.  

Incluso el título es el mismo, Old Glory and The Wild Revival, donde proclama el amor que profesa a su inseparable Les Paul y anuncia lo que piensa hacer con ella: revivir el lado salvaje del blues. Electricidad a raudales y, lo más importante, creíble. A Jared James Nichols le sale el alma por una garganta que usa casi con la misma destreza que los dedos que golpean, desnudos, las cuerdas de su guitarra.
 



Una Gibson que se ha ‘customizado’ a su gusto “con un cuerpo de 1958 y componentes del 68” que sacó de donde pudo, incluido un dobro, más por falta de recursos económicos que por ser consciente de que estaba creando el instrumento perfecto para revitalizar su género favorito. Su Old Glory sólo cede el protagonismo sobre el escenario a una Viking V (un guiño cariñoso a las recién estrenadas Wylde Audio de Zakk) cuando busca un sonido realmente humbucker y, de paso, homenajear a dos de sus héroes: Albert King y el recientemente fallecido Lonnie Mack.
 

En los comienzos de su carrera, Nichols es el rey del “hard blues”, una dualidad que tarde o temprano le obligará a elegir qué camino seguir, si el que le incluye en el cartel de los festivales junto a las grandes bandas del metal, o el de sus grandes maestros. De momento se mueve bien entre dos aguas dando lustre a las giras de grupos como Lynyrd Skynyrd o, como es el caso de España, de dos ‘profesores’ de la talla de Glenn Hughes y Zakk Wylde.
 

Siga uno u otro camino, en el de Jared James Nichols siempre habrá una guitarra. El de Old Glory acaba de empezar.



Galería de foto

© Kenneth Kearney & © Martin Knack