Al estilo de Bob Weir

Por Miguel Ángel Ariza

Nos toca hablar hoy de los muertos, concretamente de uno muy vivo, Bob Weir, el hombre que tocaba 'la otra' guitarra de los Grateful Dead. Jerry García se llevó toda la fama y su muerte en 1995 le convirtió para siempre en leyenda mientras que Bob Weir se llevó todas las chicas (parece un honor que nadie en la banda puede discutirle) y se cargó con el peso de llevar el legado de 'los muertos' durante estos últimos veinte años reviviendo sus canciones junto a otros miembros originales de la banda e invitando a compartir estas ceremonias lisérgicas a artistas tan idolatrados en Guitars Exchange como John Mayer Johnathan Wilson.  

Se dio a conocer al mundo usando la misma guitarra que Jerry García allá por la década de los 60, una Guild Starfire IV; pero no tardó en encontrar en una Gibson ES 335 del 65 el sonido que iba a caracterizarle a él como guitarra rítmica y que, por consiguiente, iba a definir el sonido de los Grateful Dead en los que para el que escribe estas líneas son sus años dorados, es decir, finales de los 60 y principios de los 70.
 

Años más tarde colaboraría con la marca japonesa Ibanez para crear un modelo signature que acabó cristalizándose en el modelo 2681, bastante similar en apariencia al de una Gibson SG, guitarra que también utilizó durante mediados de los 70. No es el único modelo signature que encontramos en su carrera; actualmente la marca D'Angelico también tiene un modelo con su firma: la Premier Bob Weir SS Signature.
 

Su siguiente paso en busca del sonido perfecto para la banda lo dio de nuevo de la mano de Jerry García. Ambos se pasaron a modelos de guitarra custom hechos específicamente para ellos por diferentes constructores. Es más que probable que ambos guitarristas buscasen modelos de guitarra eléctrica muy ligeros de peso ya que, recordemos para los no iniciados en la carrera de los Grateful Dead, se pasaron literalmente la vida de gira tocando prácticamente noche tras noche con conciertos que se alargaban durante horas. Cuando haces eso y vas cumpliendo años llega el momento en que tú y tu espalda tenéis que tener una conversación en la que tienes todas las de perder.  

Algo más ligeras seguro que son los modelos de guitarra acústica que han pasado por sus manos como alguna de sus innumerables Martin o alguna de sus guitarras de cuerdas de nylon como la Álvarez Tairy WY-1.
 

Por último, cabe destacar que en los últimos años de los Grateful Dead tanto Jerry García como él se pasaron a las guitarras MIDI, siendo la de nuestra leyenda de hoy una Casio PG-380. Curioso que artistas que supuestamente tienen desde sus comienzos o pueden adquirir con tan solo una llamada esos instrumentos vintage que tanto nos atraen al común de los mortales los acaben dejando en casa. Mientras millones de personas buscan imitar el sonido de sus discos más antiguos ellos, fieles a su naturaleza libre, siguen buscando nuevos sonidos que les lleven a nuevas canciones y seguir así con esa gira interminable en la que Bob Weir lleva inmerso a un lado del escenario desde hace cinco décadas.

Encuentra el tono ala Bob Weir perfecto para ti