10 Gibson por debajo de 1000 euros

Por Miguel Ángel Ariza

Gibson SG Fusion  

Cuerpo de caoba y mástil de arce en una de las Gibson más baratas que podemos encontrar en el mercado. Es parte de la serie S de Gibson con la que han bajado el umbral de precio de la marca a cotas que nunca se habían visto antes. No hemos podido probar aún las nuevas pastillas que montan, las Double Slugs D, pero por ese precio dan ganas de comprarse la guitarra aunque sea solo para ver como suenan estas últimas pastillas de la compañía americana.

 

Gibson Les Paul Tribute
 

Una Gibson Les Paul por menos de 1.000 euros con las maderas y las pastillas que montan muchas de sus hermanas mayores. La reducción de precio tan considerable con respecto a las Standard por ejemplo se debe a que los acabados “faded” son mucho menos costosos a la hora de fabricar que los habituales en modelos más caros pero el mueble que tocas y las pastillas que usas son los que esperas de una auténtica Gibson Les Paul. Luego ya entraríamos en el debate de cuanto afecta o no lo demás al sonido final de la guitarra o a su durabilidad pero Gibson consigue con esta guitarra una auténtica perla en cuestión de calidad/precio.

 

Gibson Flying V Faded 2016 Ltd VA
 

Una Gibson para hacer rock o cosas más duras aún. Una Flying V por debajo de los 1.000 euros hecha por y para meter mucha caña. Solamente las pastillas que monta, las Dirty fingers, ya suman 200 euros de la propia guitarra. Y lo demás es puro Gibson, maderas y acabados. Además este modelo en el color vintage amber es una edición limitada lo que añade una valor extra. Si quieres tocar rock duro o metal esta opción puede ser la tuya.

 

Gibson SG Faded
 

Hasta hace poco, con la inclusión de la Fusion, esta era la SG por el que los bolsillos no demasiado llenos podían introducirse en un modelo de guitarra mitificado por Pete Townshend o Angus Young. Tiene un mástil con 22 trastes, a diferencia de su nueva hermana menor de la serie S que tiene 24 y un cuerpo de caoba en el que monta las pastillas 61R y 61T, ya clásicas de la marca, siendo esta la gran diferencia con el modelo Fusion.


 

Gibson N225 Natural
 

Nuevo modelo de la marca americana en el que nos encontramos, dentro de un cuerpo semihueco, dos pastillas bien distintas y que tratan de hacer de ella una de las Gibson más versátiles del mercado. Una de ellas es una clásica P-90 en la posición del mástil y la otra es una Dirty Fingers en la del puente lo que le permite tener un rango que va desde la alta ganancia que sale del puente hasta los sonidos más limpios que puede darte la P-90 en el mástil. A todo ésto se le une un diseño de lo más innovador que puede hacer de esta guitarra una habitual de los escenarios en poco tiempo.

 

Gibson Explorer
 

Por más de 2000 euros menos que la Explorer Custom podemos encontrar este modelo básico de Gibson Explorer que han llevado a lo más alto guitarristas como Allen Collins o The Edge. El diseño de toda la vida y unas pastillas más que legendarias ya, las 496T y 500T, para componer una guitarra con mástil y cuerpo de caoba que es uno de los modelos más reconocibles de la marca pero que sin embargo no es muy común ver sobre los escenarios a día de hoy así que es un gran oportunidad para mezclar 'sonidazo' con una imagen potente y original.


 

Gibson Memphis ES 335 MB
 

Una de las opciones más apetitosas que encontramos por menos de 1.000 euros es esta Gibson 335. Si hace 15 años nos hubiesen dicho que podríamos comprar una guitarra así por este precio no nos lo hubiésemos creído. Las semihuecas de Gibson siempre han sido un coto privado para bolsillos sin problemas económicos así que nunca solía ser la primera Gibson que comprabas sino que ibas escalando peldaños poco a poco hasta llegar a una de ellas. Ahora tienes una oportunidad súper asequible para hacerte con una 335; eso sí, es una 335 un tanto especial, empezando porque monta una única pastilla y es una Dirty Fingers, siguiendo porque no tiene las clásicas 'efes' que suelen caracterizar estas guitarras (aunque no es un cuerpo sólido ni mucho menos) y terminando en el color midnight blue que le da un carácter único y personal a este modelo.

 

Gibson EB 4 String T 2017
 

Con las mismas pastillas que su predecesor, las RB Rhythm y Lead, pero con un nuevo diseño Gibson ofrece esta nueva versión de su mítico EB por un precio bastante competitivo. Cuerpo de fresno de pantano y mástil de arce dan forma a este bajo que es “lo menos Gibson” que hemos visto en mucho tiempo en cuanto a diseño de la marca americana pero que sin embargo cuenta con la misma calidad que sus predecesores. Nosotros preferimos los antiguos modelos de escala corta en forma de SG o de 335 pero quien no evoluciona se queda estancado y este es un buen ejemplo de que la firma americana no quiere quedarse atrás.

 

Gibson Flying V Pro
 

Probablemente nuestra guitarra favorita de esta lista no tanto por su diseño, que nos encanta, sino sobre todo por las pastillas que monta ya que probablemente sea una combinación de nuestros juegos de pastillas favoritos, las Classic 57 (las niñas de nuestros ojos) y las Burst Bucker, combinación perfecta del 'crunch' perfecto que quieres de una humbucker con la 57 y la ganancia para solear que te da la burst bucker. Lo demás es todo puro Flying V. A la ya imagen agresiva de la forma de la guitarra se le unen las pastillas 'zebra' para cabrearla un poco más. Todo está pensado para hacer auténtico rock con este modelo.

 

Gibson Firebird Studio
 

La última de las opciones que os facilitamos para conseguir una Gibson por menos de 1000 euros es la Firebird Studio 2017, modelo con la misma forma que ya usó Gibson para hacer la discutida y carísima Firebird X de hace unos años y que, a nuestro juicio, sigue siendo menos vistosa que la original Firebird legendaria gracias a guitarristas como Johnny Winter. Somos unos clásicos, es evidente, pero reconocemos que nos ha encantado este acabado en Pelham blue y lo que nos ha terminado por convencer es su precio.